jueves, 19 de noviembre de 2015

U-f-f

Ruido, tumulto, harto trabajo.

Son fechas de muchas cosas en la chamba.

Nos brincan auditores de donde menos esperamos.

Se suma a esto algo que llaman “Reingeniería de Puestos” que no es otra cosa que, en mi caso, haber perdido a mi asistente y quedarme con el doble de carga de actividades.

 

No me quejo.

Bueno, sí pero poquito.

En una queja pasajera. Traigo algo de trabajo extra por unos eventos que se realizan una vez al año. Y se suma que esta semana es mi última de clases. Sólo un trabajo más y soy libre.

 

Ya quiero que sea  fin de mes, cuando este desmadrito acabe.

Ya quiero que sea fin de mes, porque entonces empezará mi mudanza a la nueva casa.

Ya quiero que sea diciembre porque la carga de trabajo se reduce considerablemente.

Ya quiero que sea  diciembre para ir a mi graduación.

Ya quiero que sea 23 de diciembre para salir de vacaciones.

 

Mientras tanto mis socios y allegados aligeran mis días.

Uno de ellos, mi proveedor de momentos bizarros, me hizo llegar un video hoy.

Quedé de encerrarme a verlo pero con la cantidad de pendientes, realmente no pude evadirme de la pantalla de mi computadora. Así que solo me puse mis audífonos y seguí trabajando.

 

Uno realmente tiene que tomarse momentos para la belleza.

No importa cuán ocupados, uno debería dedicarle unos minutos a respirar belleza.

Sumo esto a mis pendientes de cada día: además del laburo, cumplir obligatoriamente con la ejecución excelentísima de al menos cinco carcajadas, la entrega y recepción de un mínimo de diez abrazos, el envío de cinco cumplidos harto halagadores y cada día, aunque sea por cinco minutos, dedicárselos a la belleza.

Y aprovechando la belleza, les dejo el blog de mi proveedor de momentos bizarros.

http://edrodriguezchain.blogspot.dk/

Les advierto que va a ser bien famosote, así que más vale que entren a ver su página para que puedan verse bien hípsters y decir: Yo ya conocía su obra antes de que fuera famoso.

 

De nada.

No hay comentarios.: