domingo, 2 de febrero de 2014

Ahora resulta que tooodos son fans...

... es una frase que me carga.
Y me toca verla muy seguido en Twitter o Facebook cuando algún famoso fallece.

Hoy amanecimos con la noticia de la muerte de Philip Seymour Hoffman.
Es una noticia dolorosa para quienes veíamos películas porque él iba a participar. Y en general para cualquier persona que apreciaba su trabajo o que mínimamente sabía quién era.
¿Quién es uno para cuestionar el "nivel" de apreciación de una persona hacia algo o alguien?
¿Quién es uno para sentirse dueño hasta de los fandoms?
¿Quién es uno para burlarse del lamento ajeno?

Alguien me dijo una vez que le molestaban los "wannabes" o "posers".
A mí no me molestan ni incomodan, porque para empezar no sabría nunca en las redes sociales, quién es o quién no lo es.
Lamentar la muerte de alguien de quien no sabemos mucho no es hipocresía. Y me parece que es muy útil que existan esos "fans express" o "wannabes" porque incluso puede implicar un acercamiento más que bienvenido hacia la obra de algún artista, como cuando William leyó en Twitter que había muerto José Emilio Pacheco y me preguntó sobre él. Le recordé que era el autor de "Las batallas del desierto". Vi que escribió algunas líneas en FB al respecto y ha seguido buscando sus poemas.

No soy nadie para decidir quién puede o no ser seguidor de algo. Hay un elemento clasista en ello.
Y todo esto me recuerdo un poco ese meme estúpido de Fake Geek Girl, que también contiene el elemento sexista (más información por aquí).

Estoy triste, pues.
Y por eso voy a compartirles un video de una película de P. S. H. que no he visto (tampoco se puede estar en todo, ¿vedá?) que mi comadre me recomendó.
Me hace sonreír un poquito en este día.






No hay comentarios.: