jueves, 6 de septiembre de 2012

Poquitito estrés

Nunca he sabido si no padezco estrés o si lo sé manejar y evito sentirme estresada.
Lo que estoy padeciendo ahorita se le parece un poco.

Hay muchas cosas en el trabajo, mucho movimiento, despidos, contrataciones y en consecuencia, mucho trabajo para mí y cierto nivel de ansiedad en los otros que luego como que pesa en el ambiente.
Sumado a esto, voy a tener auditoría, no de mi jefe directo como el año pasado, sino de la jefatura nacional. Eso sí me tiene con más pendiente y además con las manos en carpetas dejando todo en orden. Aun no termino, pero ahí la llevo.
Además de ello, tengo la maestría. Llevo dos materias, una de las cuales me tiene apabullada. Y yo no me siento así tan fácilmente. Por lo regular, cuando veo algo de gran tamaño (en cualquier ámbito de mi vida) me digo: poco a poco, día a día, tómalo con calma y vas a ir viendo cómo ni era tan grande. Y así es. En CUALQUIER ámbito de mi vida. Pero con esta materia todavía no lo veo.
Y por encima de todo, están los arreglos que le siguen haciendo a la casa. Todo va muy lento y me desespera no poder adelantar una cosa o la otra porque todavía falta la anterior.
La carencia más fuerte ahorita es la de las puertas.
No tengo puertas en las recámaras.
¿Saben las implicaciones de eso? ¡¿Las saben?!
El otro día tuve que darles dinero a los hijos para que se fueran por una nieve y nos dejaran un rato solos a Fefé y a mí, y como si supieran cuál era mi objetivo, los muy ingratos estuvieron sacándome más lana, que si para la nieve, y unas papitas, y una soda, y un café.
Me habría salido más barato un motel.

En resumidas cuentas, estoy bien jodida y paradójicamente, malcogida.

(Jodida y radiante, como dijo Benedetti, porque al final de cuentas sentirme así sólo puede significar que sigo  muy viva).

Y además... ya es hora.

3 comentarios:

D. dijo...

Hola C.:

Deberían malcoger por inhabilidad, no por falta de oportunidad. Los niños afuera.

Estrés, es el término que usamos mal. Pero bueno, está instituido así.


Deberías ver que lo que se sufre es "distréss" (googlea mujer y vas a ver).

Todos deberían prestar atención, es un mal tremendo, que se lleva tantas vidas como los accidentes de tránsito, y para colmo lo incorporamos.

Besos.

Amalthea dijo...

Mal consejo: Pide una incapacidad de 3 días por cualquier mensada y que tu jefe atienda la auditoría (yo era auditora y muuuuchos hacían así en reconocida empresa alemana), adelantas la materia infernal y planeas un día de pinta con Fefe.

He dicho.

Ministry of Silly Walks dijo...

D.: Ya casi tengo puertas! Por otro lado, el otro día recordamos algunas épocas más mozas utilizando el auto para fines románticos.

Amalthy: Ya terminé un trabajo y estoy por terminar otro. Por lo que respecta a la auditoría, no tengo jefe en la ciudad ni en el estado. Soy espíritu libre en la agencia.
Y es precisamente mi jefe regional el que hará la preauditoría y la jefa nacional, la de la auditoría.
Ya traigo más bajito el estrés.
Gracias.