sábado, 30 de octubre de 2010

Reflexiones paranormales

En una charla de ésas que se dan en el patio de una casa, al calor de un asador ya muy de madrugada, una de mis gordas reflexionó --previa ingesta de altas cantidades de etanol-- que si era cierto lo que decían sobre los espíritus de las personas que fallecen en muertes violentas, Chihuahua y Ciudad Juárez se estaban convirtiendo en un semillero de fantasmas.
La verdad es que sí estamos rodeados de ellos, si no como entes paranormales, sí como sombras que te van acompañando con cierto peso y memoria. Pregúntenle a la gente que pasa por mi rumbo cómo es caminar entre estas calles, pisando piedras que alguna vez la sangre salpicó, viendo las veladoras y las flores que muchas personas han dejado en algunas esquinas. Y eso nomás por mi zona, porque si nos vamos más lejos...

A mí me gusta creer en fantasmas. Ya saben mi postura al respecto. Pero creer que éstos andan por aquí me parece muy triste. Imaginar que andan por ahí cargando sus confusiones, sus preocupaciones y sus rencores, me da tristeza.

Para quitarme-les el sabor de boca les dejo una canción de Paté de Fuá que me gusta mucho.

Felices fiestas mortuorias.
Con tanta muerte que hay por recordar.

2 comentarios:

PHERRO dijo...

Muy buena la canción, no me había decidido a escuchar a este grupo, pero me gusto esta y voy a buscar más.
También creo en fantasmas y manifestaciones extrañas, algunos pasajeros me han contado historias de aparecidos por los rumbos donde trabajo. Algunos al parecer nada más se dejan ver y no pasa nada, pero me contaron de uno que murió violentamente al parecer hace cosas malas a la gente que pasa por la esquina donde lo mataron.
Acá en la ciudad la gente acostumbra poner una cruz de metal con una pequeña leyenda, en lugar donde ha muerto alguna persona, ya sea por accidente o asesinato, hay una a la que le cambian las flores constantemente. En fin, me gustaria contarte todas las historias que se de muertos sin reposo.
Cuídate, que te vaya muy bien, luego nos leemos.

Ministry of Silly Walks dijo...

A falta de aguante para ver películas terroríficas, yo prefiero la tradición oral así que algún día tendrás que contarme todas esas historias que conoces.