domingo, 5 de septiembre de 2010

Haciendo un alto

Yo solía tener un mundo privado en mi computadora.

Este mundo privado se regía por reglas y rutinas. Me gustaban mis rutinas diarias: lectura de noticias, blogs, redes sociales y mi curso de francés.

No era mucho, no era complejo o profundo, pero era mío.

No pensé que fuera a hacerme tanta falta cuando dije que sí, vendámosla y compremos un poco de seguridad.

Intento reconstruir ese mundo desestructurado y perfecto en mi máquina del trabajo, pero no es posible. 

Me he peleado mucho con la idea de comprar una netbook, por aquéllo de que soy remala leyendo en una pantallita, pero viendo los tiempos que tengo disponibles, los espacios que estoy creando para mí enmedio de esta otra vida que nos estamos creando, ya no me parece tan malo contar con mi pequeño mundo-to-go en forma de computadora de bolsillo.

Veremos, veremos.

* * * * *

Harry y William van por su segunda semana en la escuela.

La maestra que queríamos que el grupo de Harry tuviera otro año, se nos fue, pero nos dejó un nivelazo en los niños. 

Que la escuela haya escalado muchos escalones hasta quedar en el sexto lugar de puntaje en la ciudad en el examen Enlace no dice mucho. Lo que sí me dice bastante es que Harry llegó con un diploma de segundo lugar en el examen diagnóstico que les fue aplicado, sumado al hecho de que a pesar de no tener supervisión en casa, no ha fallado trabajos ni tareas. Es decir, lo que aprendió, lo aprendió muy bien. Obtuvo un 9.3 de promedio en quinto grado y piensa que puede salir mejor, si obtuvo mejores resultados en el diagnóstico que sus compañeros de mejores promedios.

Las calificaciones son lo de menos.

Que se sepa con el potencial adecuado para hacer lo que desea en su vida, eso es lo que a lo largo de estos años hemos ido trabajando, y creo que no vamos tan mal.

William, por otra parte, se ha sentido muy bien en la escuela. Lo veo distinto, muy maduro. Leo sus trabajos y en mi experiencia como maestra de secundaria, me doy cuenta que va muy bien. Se organiza, se esmera, adelanta trabajos, los revisa y consigue estar listo para ir a la escuela sin adultos a su alrededor.

Tal vez era el momento de soltarlos y yo no me había dado cuenta.

Alguna vez William me dijo que no podía demostrarme que podía hacer las cosas por sí mismo si yo siempre estaba diciéndole lo que tenía qué hacer.

Cómo nos equivocamos en nuestros juicios, aun con aquéllos a quienes creemos conocer más, pero qué bueno es haberme dado cuenta a tiempo.

Me siento tremendamente... no sé, tal vez bendecida podría ser la palabra que más se acerca a lo que quiero expresar.

A veces pienso que no he sido una mujer de grandes decisiones, de esas decisiones extremas que le cambian la vida a la gente. Más bien he ido optando en forma paulatina por lo que ha sido mejor en cada momento en que las situaciones se han ido presentando. Tal vez esto me ha ahorrado las decisiones desgarradoras que he visto en otras personas.  Y espero que la práctica en lo pequeño me ayude cuando un momento que requiera todo mi poder de decisión se presente.

No he sido una mujer de grandes decisiones pero no creo ir por el camino equivocado.



6 comentarios:

BB dijo...

Las netbooks son la neta. Cuando tengas una no vas a querer volver a una laptop de tamaño normal.

todavia dijo...

Haber tomado decisiones correctas es mucho mejor y más importante que haber tomado decisiones grandes.

Si tus hijos han aprendido a trabajar por cuenta propia, puedes estar satisfecha: Ya les enseñaste como sobrevivir y en este mundo, como va, eso es lo que mas hace falta.

La Negra dijo...

yo creo que cuando las cosas fluyen, es por que tomaste la desición adecuada y aparte se siente cuando vas mal (aunque uno decida ignorarlo)

A mi tanta tecnología me hace bolas...

Por cierto me encantó tu post de la planchada, a mi no me molesta, pero la verdad plancho tan mal que mejor nadie me pide que lo haga. jajajaja

Implicada dijo...

las pequeñas cosas hacen la diferencia, incluso en las elecciones :) felicidades por disfrutar y echarle tantas ganas a ser madre

SandyGallia dijo...

que bonito post! ¡Que bonitos hijos! =) un abrazote

Alexandro dijo...

Bonita entrada, sin duda.

Yo también he tenido siempre un no se qué con esas netbooks, siento que no puede ser lo mismo que una lap normal. Pero igual son puros prejuicios de gente ya entrada en años, como nosotros.