martes, 4 de mayo de 2010

Gozosa evasión

El sábado de tan contenta, porque además terminé un curso de certificación ese día, me convertí en la borracha-te-quiero-mucho, para pena de los presentes.
Yo no digo esas cosas.
Qué pena.
Por cierto, me parece que dejé un comentario en el post anterior a eso de la una de la madrugada.
Disculpas por eso también.

* * * * *
He estado recordando estos días un par de libros que me dejaron muy marcada: "Los bandidos de Río Frío" y "Los mares del sur". Una es novela costumbrista, la otra es novela policiaca; ambientadas ambas en países diferentes, en siglos distintos, no sabía por qué las traía tan presentes hasta que vi mi botella de vino a mediotomar en la cocina esta mañana.

Leí "Los bandidos de Río Frío" en unas vacaciones de invierno cuando estaba en bachillerato. Me atrapó desde la primera página y no lo pude soltar. Sólo recuerdo claramente un personaje: Cecilia. Y lo recuerdo porque ella tiene todo aquello que a mí me gustaría alcanzar: Cecilia es fuerte, enorme, generosa y su amor es una tormenta, un ciclón, una fuerza natural. Además de todo esto, Cecilia es una excelente cocinera.
Pasé cada capítulo en el que aparece corriendo a prepararme algo a la cocina. La pasé salivando literalmente con cada descripción --novela costumbrista al fin-- de los platillos, de los sabores y de los olores que desprendía la comida que Cecilia cocinaba.
"Los bandidos de Río Frío" quedó en mi memoria como el libro más delicioso que he leído.

A Vázquez Montalbán lo leí más recientemente. Me gusta el género y los detectives. Un tiempo estuve enamorada de Sherlock Holmes, como muchas supongo pero eso fue sólo infatuación adolescente. Amor, amor, el que le tuve a Maigret, de Georges Simenon. Fue un amor estable y maduro, casi casi marital. Pero en esta etapa de mi vida, Pepe Carvalho me tiene fascinada, ¿será quizás que ando en busca de un amante?

¿Qué tienen que ver los libros de Pepe Carvalho con "Los bandidos de Río Frío"? Vázquez Montalbán también escribe delicioso.
Y es que mi Pepe es un hombre capaz de beberlo y comerlo todo sin perder ni un poquito de su brillantez. Además, como Cecilia, es un excelente cocinero.
Creo que todo lo que comimos y bebimos en el festejo del sábado se me quedó grabado, no como un menú, sino como una idea que sólo fue posible que saliera vía Manuel Payno y Vázquez Montalbán.

Si Cecilia prepara la comida para dar y darse, Pepe Carvalho lo hace para tomar.
Pienso en mis gordas y en los banquetes en que se convierte cada encuentro. Habemos ahí algunas Cecilias y algunos Pepes.
Nos gusta la comida, nos gusta la bebida y las disfrutamos seriamente. No hay nada más serio que el sexo y la comida, pensamos las golfas gordas --por algo lo somos-- y Pepe piensa lo mismo. Y nuestras pláticas pasan de los aderezos a los afrodisiacos, de los libros de recetas a los de posiciones.
Clarito puedo ver que Cecilia pertenece ahí, con su tamaño, con sus dotes y su apetito.

"Hay que beber para recordar y comer para olvidar" dice también Pepe.
Y así se dibuja cada reunión: empezamos hablando, bebiendo, recordando, doliéndonos, comprendiéndonos para terminar comiendo, riendo, bailando y celebrando.

Así es como debe ser.

Nada es seguro en la vida, dicen. Sabemos tan poco. Pero sabemos al menos que la comida, la bebida y la compañía siempre siempre nos harán sentir bien.

Es lo que hay.



9 comentarios:

La Negra dijo...

yo quiero ser asi. cocinar y que cuando mi marido coma los delicisos y sensuales platillos que le preparo con todo el corazón, tenga un orgasmo de la intesidad de mis sabores... pero no, mi marido no ve la comida como yo la veo. Cuando le hablo de la comida que extaño de México, me mira extrañado, no entiende como puedo yo apasionarme tanto con un monton de chile, maíz y carne... pero bueno, por algo nos complementamos, que hueva que fueramos iguales, no?

Ministry of Silly Walks dijo...

Será la cultura? Será que los descendientes de los mediterráneos somos más clavados con los sabores?

Implicada dijo...

Comer, beber y amar
como la película :)

Pelos Briseno dijo...

Comparto contigo el gusto por la novela policiaca. De chavo tambien me avente todos los relatos de Sherlock, y me dio coraje que no hubiera mas.
Ahora, mi favorito favorito es PIT II... soy hiper fan de Belascoarain Shayne, y libro que veo de este wey lo compro.

Tambien hay algunos autores cubanos de novela policiaca interesantes... dejame me doy un clavado en mi biblioteca y te doy el nombre.

Saludos... ah!!! y aunque te felicite por twitter, muchas felicidades!!!

Ministry of Silly Walks dijo...

Y también los asiáticos... desde esa película tengo ganas de comer comida china de a deveras. Estar enamorada de Anthony Bourdain y no perderme sus programas no me ayuda nada.

Pelos, sigue con los títulos. Me encantan las novelas policiacas.

todavia dijo...

Leiste "El complot Mongol"?


Lei el comentario del post anterior y pienso que en vez de pedir disculpas nosotros deberiamos estar muy agradecidos contigo por lo que nos dices.

Tu también eres para nosotros una de las principales razones que tenemos para escribir y alguien en quien pensamos siempre cuando venmos aquí.

Ministry of Silly Walks dijo...

:)

Pelos Briseno dijo...

Que has leido de PIT II?
Ahi te van algunos que tengo
La lejania del Tesoro
Olga Forever
Retornamos como Sombras
Amorosos Fantasmas
Suenos de Frontera
Desvanecidos Difuntos
Adios Madrid
Cosa Facil
Algunas Nubes/No habra Final Feliz
Dias de Combate
Regreso a la Misma Ciudad y bajo la misma Lluvia
La Bicicleta de Leonardo


Son los que tengo aqui a la mano

Ministry of Silly Walks dijo...

Fíjate que de Taibo sólo he leído la biografia de Pancho Villa y muchos de sus artículos pero nunca me he acercado a sus novelas policiacas. Voy a buscarlas.