lunes, 17 de agosto de 2009

Confesión

Hago una pausa en el desarrollo de mis actividades profesionales con el propósito de abrir mi corazón.
No puedo más con esto dentro y debo confesarlo:

ME ENCANTA LAVAR ROPA

Ya estuvo. Fuera de mí. Y es que admitir esto no estan fácil para quien, como bien dice Kyra Galván, se enfrenta ante Contradicciones Ideológicas al Lavar un Plato.

Me gusta lavar ropa, aunque no siempre fue así. Mientras trabajé de siete de la mañana a tres de la tarde, lavar ropa era una dura carga que debía terminar en un tiempo determinado, por si llovía, por si se nublaba, por si estaba muy húmedo, por si hacía mucho frío...
Ahora que dispongo de mi tiempo, lavo ropa con todo el placer del mundo.
Y es que realmente hay gran placer en el hecho de dividir la ropa en montoncitos: la blanca, la oscura, la de color, la delicada, la mía, la de los niños, la clara y la muy sucia, y así jugar con todas las combinaciones posibles.
Luego hay que mover los botones de la lavadora, ciencia que también juega con las combinaciones: agua caliente-tibia-fría, nivel bajo-regular-lleno, movimiento delicado-lento-rápido, enjuague sencillo-doble, lavado delicado-remojo-prelavado-permanent press (nadie sabe qué es eso).
Elegir el jabón se presta a decisiones trascendentales: ropa oscura-ropa blanca-todo tipo de ropa-ropa delicada-ropa de los niños. Y por supuesto, decidir si para la ropa es mejor un blanqueador o un quitamanchas.
La parte anterior es la parte táctica, la que requiere el uso del intelecto, porque después de que la lavadora ha terminado su ciclo, hay que efectuar la práctica y ruda, que es tender la ropa y básicamente, la parte que más me gusta.

Yo tengo una secadora, pero habita junto con la lavadora como un inquilino que no pertenece al resto del mobiliario ni de todas las cosas que existen en mi casa. Es un inquilino de esos molestos, pero necesarios. Existe por los "por si´s..." anteriormente expuestos. Me molesta saber que gasta energía eléctrica y gas, además de emitir contaminantes al ambiente, mientras que el noble Sol está ahí como diciendo "¡Yo la seco, déjame, yo lo hago!".


A mí me gusta abrir la tapa de mi lavadora y dejar que el olor de la ropa húmeda y recién lavada lleguen a mi nariz, y que la sensación fresca de la ropa se impregne en mis manos. Luego me gusta dar un tirón a la ropa, ver cómo se extiende y así llevarla al tendedero. Prenda por prenda voy colgando, con gratitud porque tengo ropa, y mi familia también; con placer, porque mi vista, mi oído, mi olfato y mi tacto participan en este ejercicio; con júbilo, porque los colores de la ropa me envían toda clase de vibraciones; y con emoción, por saber que esa pequeña actividad forma parte de una larga cadena que se completa cuando veo a mis niños, guapos y limpios, o cuando Fefé llega a casa y lo abrazo y todavía se desprende de él y de la ropa ese fino olor del agua.


Me gusta lavar ropa.

Doblarla... ése es otro cantar.
(Pero para eso tengo marido y tengo hijos, faltaba más).

14 comentarios:

Claud dijo...

bueno siempre es lindo tener ropa linda y oler rico, malo qe confesaras qe te gusta planchar (la ropa) porqe eso si seria imperdonable!

Ministry of Silly Walks dijo...

Jajajaja! Y a quién le gusta? (la ropa)

Mr. Magoo... dijo...

A mi me gusta planchar... pero oreja, jajajaja.

Ya lo sacaste del sistema, y esta bien, el lavar la ropa podria ser como una especie de catarsis por aquello de que "la ropa sucia, se lava en casa" no crees?
Pero de ahi a la planchada existe un muuuuuuuuuundo de diferencia, por eso mi caravana y mis respetos para todas las jefitas que planchan propio y ajeno y sin quejarse, aunque lo de la madre abnegada es otra historia.
Como siempre, chidas letras.

La Negra dijo...

Ahhhh, ya sabia que no era la unica a la que ciertas tareas domésticas le agradan... a mi me gusta lavar los trastes (mientras tenga guantes, claro)

Ministry of Silly Walks dijo...

Mr. Magoo, tendré que reflexionar seriamente eso de la catarsis, pero sí, algo ha de tener que ver. Mientras escribía me dije: no va a faltar quien me invite a lavar a su casa. Y me quedé pensando en eso. Definitivamente me gusta lavar, pero mi ropa, la de mi casa.

Negra, hay tareas muy agradables, como... como... pérame, ya se me había ocurrido una... como hacer comida! A mí me gusta cocinar siempre y más cuando mis chalanes lavan los trastes. Sobre todo cuando Harry lava los trastes, pues se pone a cantar y yo me siento a escucharlo.

Ann dijo...

hola, soy Ann, y ....a mi tambien me gusta lavar, y no solo la ropa, todo, si todo, los trastes, las escaleras, las ventanas, el baño por Dios!!! es mas, hasta el perro del vecino ..... el perro no el vecino.

" The great chief !cuchilloUP! " dijo...

Te felicito por tus letras, claro tambien por todo el ejercicio que con lleva la actividad geoelastica de tender la ropa al sol.

Dicen que un buen escritor es aquel a cual le entiendes sus letras y te hace inundar de emociones con lo que lees.

Gracias por tu dedicacion y amistad y por ser principal beneficiario de tu gusto por lavar ropa, y tambien por no gustar por la planchada(de ropa)...

Ministry of Silly Walks dijo...

Hola Ann, bienvenida.

Qué bárbara, y yo me consideraba medio compulsiva con la limpieza. Y bueno, sí lo soy con algunas cosas. Por ejemplo, no me gusta sentir polvito o basurita en los pies (me encanta andar descalza) así que si quiero disfrutar el piso, tiene que estar limpio y ando con la escoba siempre a la mano. Sí será una compulsión eso?

Sr. Cuchillo:
Celebro su gusto por mis letras y déjeme decirle que el beneficiario principal de mi gusto por lavar ropa, sigo siendo yo, pues yo soy la que lo abraza cuando llega de la calle y la que lo aspira y respira.
De la planchada, después hablamos...

El Signo de La Espada dijo...

Ah pues a mi me gusta lavar los trastes y lavar baños, siempre que no estén demasiado cochinos. :P

Sandy Gallia dijo...

aaaaaaaaaah!! a mi me encanta lavar ropa también, pero deja te cuento un secretito: es que tengo lavadora nueva XDDD espera a que pasen un par de meses y será la pereza del mundo; lo que si, abrir la lavadora y oler el suavizante y el aroma a fresco y limpio es maravilloso =D

Ministry of Silly Walks dijo...

Ben, los baños tienen su lado atractivo supongo. Ya no los lavo yo, pero cuando tenía que hacer, debía mentalizarme para imaginara cómo se sentiría el baño limpio y así agarraba fuerzas.

Sandy, felicidades por la lavadora, es como valor agregado.

El Signo de La Espada dijo...

es que es gratificante cuando ves que queda bien limpio

El Signo de La Espada dijo...

Oye Ministry, cómo te mando un manualito para enseñarle al gato a hacer en su caja de arena y otras linduras?

Ministry of Silly Walks dijo...

Mi gato sabe hacer en caja de arena. El problema con Lucky es el territorio. Cuando las gatas de la calle andan en celo, se le ocurre marcar territorio DENTRO de la casa, puesto que ya sabe que afuera es territorio de HEMINGWAY.

De todos modos, te agradeceré que me mandes el manual a mi dirección: lagartijaconalas@yahoo.com

Mil gracias