viernes, 7 de marzo de 2008

Me encontré en un café con una exalumna.

Me platica de su carrera, de que está trabajando, de que se acaba de mudar a vivir sola, de los libros que está leyendo, de las películas que ha visto.
Ella fue de las primeras personas que me hicieron ver el tremendo agotamiento emocional del maestro, cuando se involucra con sus estudiantes.

Me hizo sentir vieja.

Como hace unos días que me encontré con una antigua amiga y nos pusimos al día de nuestras vidas y nuestras muertes.
Nunca creí que a los 31 estaría hablando de los conocidos muertos.

No hay comentarios.: