martes, 28 de agosto de 2007

Todos conocemos a alguien así.
Yo me encontré a mi “alguienasí” particular el día de hoy, en una reunión de maestras.
Después de que las viejas presentes nos pusiéramos al día, “alguienasí” dijo:
- ¡Cómo me da envidia la gente que puede andar todo el día en zapatillas!

Eso fue lo que sus cuerdas vocales externaron, aunque lo que en realidad dijo fue: “¡Espurias! ¡Cachorras del imperio! ¡Feminoides traidoras!”

Yo estuve a punto de decirle que cada viernes por la noche me quito mi brassiere y lo quemo en un aquelarre privado, pero… nah… estaba muy ocupada sobándome los tobillos.

Más tarde llegaron las gorditas de chicharrón y los refrescos.

Nos abalanzamos sobre la comida como… (inserte su metáfora aquí) *

-¿No vas a comer, “alguienasí”?

-No, me volví vegetariana en vacaciones. No sé cómo pude comer tanta carne todos estos años. ¿Sabían que un chino vivió cien años a base de arroz?

Quise contestar que para qué quiere alguien vivir tantos pinches años si no va a poder disfrutar de unas carnitas, unos tacos al pastor, una tortota de lomo… pero me callé y sólo atiné a decir como dice mi comadre, que a mí lo saludable me hacía un chingo de daño.

Por supuesto, y como no puede faltar en cualquier reunión donde haya viejas, se habló de la obesidad, las llantitas, los kilitos de más y las dietas.

-Yo no puedo ni oler la comida, porque ya estoy aumentando tallas- decía una de las maestras.

-Pues el peso estriba en la culpa –argumentaba yo – si te hartas tres gansitos sin sentir culpa, no subes de peso. Aunque yo tengo grandes problemas de conciencia.

-Pues yo la verdad es que necesito comer más, porque con tooooooodo el ejercicio que estoy haciendo en el gimnasio…

Sí, de nuevo “alguienasí”.

Volví a intentar quedarme callada pero se me escapó un “mi religión es muy estricta en cuanto a la vanidad y el culto a la belleza… de hecho, mi religión me prohíbe el ejercicio, es pecado.”

Y como soy acá bien perceptiva y me di cuenta que la estaba cagando, me retiré no sin ir tarareando Pastillas para no soñar.

Es cierto lo que dice Elizabeth Taylor, la gente sin vicios tiene virtudes muy molestas.


*Contribución metafórica de Kabeza:

Fans a Kabeza
Fans féminas a Kabeza
Fans féminas desnudas a Cabeza

Diputados al presupuesto

No hay comentarios.: