lunes, 6 de agosto de 2007

Tengo el chile bien rico.
Me dijo un hombre asomado a mi vehículo en un crucero.

Yo me quedé pensando: Será acoso o coqueteo?
Y entre que contabilizaba si me correspondía un punto o dos, le respondí amablemente (uno nunca debe perder las buenas maneras): Su esposa debe ser muy feliz.

Y arranqué con el semáforo en verde, dejando atrás al audaz vendedor de chilacas.

No hay comentarios.: