lunes, 14 de febrero de 2005

Cortesía de Klimt Posted by Hello


Love is in the air...
y el coma diabético me acecha.
¿Para qué regalamos chocolates? ¿Acaso nos están dando un sustituto del sexo y la felicidad?
Pues muchas gracias.
Pero he de decir que esta semana no se ha necesitado, por fortuna.
Me resultó muy interesante ver a mis lechugas adolescentes regalando flores, morreando con sus meaningful others... Me recordó mis años mozos, cuando tu status el día de las vísceras coloradas y los angelitos semidesnudos, se relacionaba con la cantidad de flores y/o/u/ae/ae globos recibía uno en esta fecha.
Tuve un año donde toqué la cima del cielo. Eso se lo debí a la cantidad de chavitas que querían andar con mi hermano y me mandaban regalos a mí para hacerlas quedar bien. Y la niña seriecita, tímida y callada salió de la escuela ayudada por sus compañeras, ante la admiración general, con un bonche de dulces, chocolates, paletas, globos y claveles.
Qué tiempos aquéllos señor Don Simón...
No han cambiado mucho las cosas.
Mis alumnos están en un nivel diferente al que yo tuve. Ellos envían y reciben unos arreglos que ya quisiera yo que me regalaran a mí. (Falso, no me gustan los arreglos de rosas ni de claveles, pero sí se envidia la devoción).
Por ejemplo, un chiquillo de tercero le envió una docena de rosas rojas a su morrita de segundo. Pero era sólo el inicio porque en su casa tenía un oso enorme (de nomás $2000 pesillos) para llevárselo por la tarde. Qué tal.
Yo aspiro a cualquiera de las noches que he tenido esta semana. Sólo eso.
Pero el amor no nos está vedado ni a nosotros, vejarrones ni a los pequeños.
Hoy Darío se despidió de su compañerita Melanie con estas palabras: "Adiós, Melanie preciosa, nos vemos mañana, bonita"
Me quedé con los ojos de plato preguntándome quién sería la tamaña lagartona. Ya me lo explicaría Darío después.
Alex compró una paleta de chocolate en forma de corazón. Para hartársela en el recreo, para qué más.
Y yo... di muchos abrazos y recibí otros más.
Además del cariño que yo sé estoy recibiendo vía remota de varios lugares del orbe.
Señores, queridos amigos, los quiero un chingal. Disfruten el día como se les ocurra (como si no se les hubiera ocurrido antes).

Mudanzas
Desde que trabajo en esta escuela nos hemos mudado alrededor de cinco veces de un lado a otro. Eso me tiene hasta la madre pero uno se pone la camiseta y ni hablar.
¿Se acuerdan de la oficinita que me construyeron iniciando el año? Me pidieron que la dejara por un tiempo. Fue una cuestión de planeación de espacio. Están construyendo ciertas áreas y hubo necesidad de sacar a varias personas de una oficina y fueron reubicadas en otras oficinas. En un principio a mí no me iban a mover, sino a otra personita. Pero creo que nadie quiso que dicha personita quedara con ellos y decidieron sacrificarme para la que citada fuera aislada en mi oficina. No hay bronca. Con el desprecio que le tengan me basta (bastante me ha hecho sufrir la muy malvada).
Así que estoy compartiendo oficina. Y me agrada. Tengo la copiadora, el fax, el refri y la cafetera a un lado.
¿Qué más se puede pedir?


Disfruten la pintura de Klimt. De mis favoritas.
Un beso a todos.

Memories... tralalilalilalá...
Qué chido tener recuerdos.
Tengo uno especial.
Me encontraba en mi servicio social, haciendo lo de siempre: leyendo, viendo por las ventanas, pensando en Fefé (que todavía no era Fefé, sino el chico del cabello rizado que me visitaba cada tarde en mi oficina).
Luego recibí una llamada. Era él. Me decía que trabajaría y que no podría ir a verme. A mí me resultó grato escucharlo justificándose, ya que no había nada entre nosotros que requiriera una explicación.
Le dije que de todos modos no celebraría pues tenía que ir al médico a que me dieran el resultado de unos estudios.
Al otro día, en pleno descanso de un ensayo, lo vi acercarse. No puedo evitar temblar al recordar la sonrisa que llevaba. Me dio un abrazo muy fuerte y me dijo un número al oído: 574.
574 era el número de árboles que había contado y a los que le había pedido que yo saliera bien en los exámenes. Luego sacó de entre su chamarra un angelito. Hermoso. Y se acercó a mí para hacerme una caricia de pestaña a pestaña. Todavía me pregunto por qué diablos no lo besé teniéndolo tan cerca. Tonta que es una. Pasamos la noche juntos, entre amigos, pero muy juntos. A ratos recargaba su cabeza en mí. Tampoco hubo besos por algunos días más. Por 13 días más para ser exactos. Por que un día 27 nos dimos un solo beso que valió por todos los otros besos ansiados e imaginados antes.
Y todavía me los sigo cobrando.

6 comentarios:

Antropomorfo dijo...

esta imagen está chidísima, la quiero... Beso...

Ministry of Silly Walks dijo...

No creo que Klimt tenga algún problema con que te la lleves.. Verdad que es bella?
Feliz día querido Antropomorfo.

Güendi, ahí está el post.

Ministry of Silly Walks dijo...

No pude postear en tu blog, así que te dejo por aquí un abrazo enorme, Güendi, y unas ansias locas porque ya sea a abril para festejar como Dios manda.
Por cierto... cuándo vienes... porque pienso mover mi cumpleaños para esa fecha y que estés aquí para la celebración.

Guendi dijo...

1. Ese Alex va a ser tus arrugas prematuras. Tan pokitos dias en este mundo y ya sabe que nos gusta oir... quien e sla lagartona pues? Te la sonaste?
2. Contar arboles...nomas uds hacen cosas de esas ( y de otras). Yo se porque no lo besaste, porque puedes ser lo mas rara que quieras, pero recuerdo que cuando lo veias, las patitas de todos modos se te hacian de gelatina como a todas las demas mortales :D

3. Llego el 16 de Abril :Dy me quedo 4 semanas! (ya me dieron permiso)

Ministry of Silly Walks dijo...

1. No era Alex... él es un niño normal que odia a las niñas... pero Darío.. además de todo escucha trova y le gusta la poesía... de dónde más va a saber lo que nos gusta oír?

2. Soy bien pinche ordinaria.

3. YIIIIIII!!!! Tons! a preparar mi party!!

Guendi dijo...

Oh. No lei bien..perdon.. yo crei que Alex andaba de Albanil, y dario te habia soltado el chisme :P Mil perdones :D

En fin...te sonaste a la lagartona? jajaa