martes, 4 de enero de 2005

La realidad habita en las palabras.

Por hoy no escribiré ni una más.

No hay comentarios.: