martes, 29 de marzo de 2016

<3

Harry agarró un día sus tenis y dijo: “Voy a correr”. Era enero, seis de la mañana.  Una de las mañanas más frías de la temporada, nublada y con amenazas de lluvia. Le comenté ese detallito y me respondió que si no corría ese día, no lo iba a hacer nunca, que sólo se pondría pretexto tras pretexto para evitar  hacer las cosas. No hubo mucho que yo pudiera hacer al respecto. Además tenía que respetar la forma en que él mismo estaba viendo por su bienestar físico y sobre todo, mental.

Esto fue unos días después de su primera visita con un especialista. El año tuvo sus altibajos. Hubo rachas decentes y otras de preguntarme: “¿Cuándo va a terminar? ¿Es que siempre voy a vivir así?” para lo cual no tengo ni he tenido respuesta. Pero él ha ido encontrando algunas y ha seguido explorando otras formas de manejar su ansiedad. Sigue con su terapia  y además se da tiempo de meditar. Dice que la meditación lo está ayudando muchísimo. Sigue trabajando y tiene en mente ahorrar para comprar un carro. Sigue corriendo y se está preparando para su primer medio maratón.

Sigue.

Y yo que quiero ser como mis hijos, no tengo más remedio que también ver por mí.

Ayer salí temprano de mi trabajo. A las seis. Mi hora de salida es a las 5:30 pero las 6:00 es temprano porque mi jefe tiene esta pequeña idea de que si salimos a tiempo es que no tenemos nada que hacer. Si salgo a tiempo es porque soy eficiente ¡joder! Con todo y tener ya seis meses sin asistente.

(Pequeño paréntesis de caída de veinte. Mi compañera J y yo le seguíamos la corriente al jefe en este rollo. Sobre todo porque el recorte de personal estaba a la orden del día. Está todavía. Un día, mi jefe que es de hábito muy saludables, me dijo que se dormía a las 9 de la noche. Yo le respondí que a las 9 estábamos haciendo apenas cena y a las diez, comenzando a hacer la comida del día siguiente. “¿Tú no cocinas en  casa? ¿O lavas ropa, planchas, riegas el jardín, paseas a los perros, tiendes las camas, barres, trapeas o desempolvas?”. Obviamente nada de eso. Si lo hiciera no se iría de aquí a las 8:30 de la noche.)

Las salidas tarde fueron mi última excusa.

Ahora salgo con tiempo para cuidarme y compartir los deberes domésticos con calma y disfrute.

He retomado el hábito de caminar. Y quién sabe, a lo mejor en unos meses más voy a estar corriendo maratones junto con Harry.

(Nope.)

(Pero a lo mejor un 5K si lo aguanto completo).

Me quiero.

No hay comentarios.: