sábado, 22 de agosto de 2015

Tantas muertes

Regresando de un funeral, me enteré de una muerte más.

Tregua necesaria.

Voy a dejar un rato "La Torre de los Sueños", "The Long Earth" y las historias de Terramar.

Me espera Saramago y "Las intermitencias de la muerte".

.
.
.
.
I wish.


Ya empezó mi último semestre escolar y no tendré mucho tiempo para lecturas por placer.
.
.
.

Caos mental.
Ni se nota ¿vedad?

Quisiera contar de la felicidad de ver a mi pirata favorito pero siento esta alegría tan injusta y egoísta, cuando él acaba de perder a su madre.
Quisiera compartir la tristeza de muertes ajenas que me son sentidas (como la de Daniel Ravinovich o la del hombre que nos atendió y consoló en el crematorio cuando Lulú se fue) y me siento vana y superflua teniendo a gente cercana llevando lutos.

Mi empatía no sabe de protocolos, chingado.


2 comentarios:

Amalthea dijo...

Yo simplemente no puedo. Soy malísima en los funerales! No puedo llorar en público, así que río, y me parece una completa falta de respeto a quienes me rodean por no poder llorar y necesitar reir que mejor me disculpo y me voy, o me disculpo y no llego. Y cuando ya me da la gana de llorar es un diluvio incontrolable que prefiero que nadie vea el nivel de deshidratación en que termino... soy pésima en los funerales. No mueras tu por favor, porque voy a ir al funeral y Fefe seguramente me va a correr.

Un abrazo tronador.

Ser Filosofista dijo...

Y encima de todo privarte de las lecturas por placer ¬¬