lunes, 22 de febrero de 2010

Pijamada

La última vez que me quedé a dormir en casa de amigas fue cuando cumplí veinte años.
Siendo honesta ésa fue la primera vez que me quedé a dormir en casa de alguna amiga. Mis relaciones con mujeres han sido difíciles y yo no gozaba mucho de su compañía.

Esta semana "Ll" cumple años y no sé si porque la tenemos reteconsentida, porque es la más joven, idealista y optimista del grupo o porque era una buena idea -- o todas las anteriores-- le seguimos la corriente en su plan de hacer una pijamada para su pre-cumpleaños.

Gracias a "N" (quien por cierto me lee y en lugar de estar leyendo debería ponerse a escribir un blog, pues es excelente escritora) que nos consiguió un preciazo en el hotel para el cual trabaja la idea pudo cuajar y el sábado nos reunimos ahí a pasar una noche de chicas. Pero como ya estamos grandes nada de sesiones de maquillaje, mascarillas ni pedicures. Tampoco guerritas de almohadas en ropa interior.
Lo que hicimos fue ver Transformers, jugar Jenga --antes y después del alcohol--, tratar de aprender algún juego de cartas --total fail-- y una sesión larguísima de Scrabble. Ya saben, cosas de adultos.

Asi quedó el tablero. ¿Les había dicho que mis amigas son finísimas personas?

Hubo claro mucha comida, bebida y sobre todo, conversación, que por cierto suele ser más sabrosa y larga cuando no te preocupas por el tráfico o la inseguridad a la hora de volver a casa.
Extrañamos a "R" que tuvo que irse a una reunión sindical, a "A" que acaba de descubrirse embarazada y ahora la tienen descansando por algunos problemitas y a "L" que prefirió irse con su hombre, que estaba de visita. Pero la perdonamos. Incluso el mensaje que nos envió a las seis de la mañana, cuando apenas estábamos tratando de dormir, se lo perdonamos.

* * * * *
Horas antes de la citada reunión fui a la graduación del curso de lenguaje de señas que tomó mi comadre.
Junto a mí había una pareja sordomuda con dos niños. Ella estaba realmente conmovida con la presentación que hicieron los graduandos. Yo quería decirle algo, preguntarle por sus hijos, hacer algún comentario... se le notaba el sentido del humor en todas sus expresiones. Pero no pude. Me sentí tan inútil e impotente.
Al término de la ceremonia, vi a la comadre platicar con ella.
Qué puedo decir... me sentí orgullosísima y al mismo tiempo como detrás de una puerta imposible de abrir. En ese momento pude trasladarme y ponerme plenamente en su lugar. Uno se imagina las cosas, se imagina estar en los zapatos de alguien más, pero es muy difícil hacerlo bien.
Desde ese lugar pude también trasladarme a otras situaciones: personas indígenas en procesos judiciales sin traductores, escuelas donde faltan maestros que hablen las lenguas autóctonas, lenguas que están desapareciendo.

Espero que pronto se imparta otro curso.
Esta vez no me lo quiero perder.
Felicidades a mi comadre.







12 comentarios:

todavia dijo...

Por eso nunca gane al scrabble! no me dejaban formar las palabras quie a mi se me ocurrian!

No hubo guerrita de almohadazos en ropa interior???? uy =(

Que difícil debe ser no poder comunicarte con nadie, no entender nada de lo que los demás dicen. Cuando llegue aquí no entendía casi nada de ingles, pero como mucha gente habla español en realidad nunca me sentí en la completo aislamiento. No puedo imaginarme esa situación pero debe ser terrible =(

La Negra dijo...

justo lo que pensé de la guerra de almohadas en ropa interior, le vna a romper el corazón a todos los caballeros que lean el post!! pero nada como pasar el tiempo con tus amigas, haciendo lo que mas nos gusta, hablar y reir hasta que duelan los cachetes... que padre estuvo el curso de señas, en donde tomaba mis clases de danza arabe daban tambien, pero es diferente al de mexico...

sandy gallia dijo...

No manches! tengo muchas ganas de aprender el lenguaje signado mexicano, no te lo pierdas si puedes =)

Por cierto, para la pròxima puedes inventar una pijamada con guerrita de almohadas en ropa interior, para beneplàcito de todos XDD

Ministry of Silly Walks dijo...

Todavía, cuando juego al scrabble con William y con Harry debo tener un diccionario a la mano porque quieren que les revise cada palabra que acomodan. La mitad de las veces esas palabras existen.

Negrita, el marido de la festejada exigió link al show de webcam. Le dijimos que sí, sí, al rato. Él sí se quedó muy muy triste. También porque no fue invitado y eso que es Gorda Golfa Honoraria.

Sandy, espero que la siguiente vez el horario sí me lo permita. Creo que con este primer curso se da oportunidad de que la gente conozca algo y lo dé a conocer a los demás, iniciando así con una chispita que puede convertirse en algo mayor, en el compromiso de la gente por la diversidad y por la igualdad, en la exigencia de mayores capacidades de los maestros para atender a los niños y adultos sordomudos en escuelas regulares, en el interés de las personas por, con cualquier medio podernos comunicar. Ojalá.

A la siguiente les invento algo... no se me da tan mal los textos sexosos.

Srita. Laaa dijo...

Nunca he ido a una pijamada. Nunca he querido darme de almohadazos en calzones; ni tampoco me gustan las sesiones de maquillaje.

Lo que si quiero, es un curso como éste que mencionas.

Yo Sólo me sé el alfabeto, lo ocupabamos en la preparatoria para pasarnos respuestas en exámenes, pero no sabes el gusto que me dio cuando lo pude utilizar =), a medias pero me hice entender, sobre todo la expresión de gusto de la persona con la que charlé me hizo sentir harto feliz!

Ministry of Silly Walks dijo...

Fíjate que se puede aprender, al menos el alfabeto y cosas básicas, en internet. Dice William que "todo está en youtube, mamá, todo lo que quieras aprender" así que habría que echarse la vuelta. Al menos yo no me habría quedado con las ganas de decirle a esta mujer que qué hermosos estaban sus hijos.

"G" dijo...

Hola!!

Apenas el lunes en mi clase de alemán vimos la peli "Jenseits der Stille" [ "Más allá del silencio", de 1997] espero la hayas visto. Si no, pues te platico que es la historia de una chica con padres sordos, que quiere estudiar clarinete. Aborda las diferencias al interior de su familia y el drama cotidiano de ser diferente, así como la empatía y su carencia.

Me puso a pensar que casi todo lo que está a nuestro alrededor, está configurado de un modo egoista. A veces no nos detenemos a pensar en el Otro. En ocasiones me asombra el grado de indiferencia que presenta la sociedad a las personas con algún grado de discapacidad...

Por otro lado, a veces pienso en las diferencias conductuales entre hombre y mujeres, aunque generalmete los hombres no hacemos pijamadas, confieso que a mi me hubiera gustado estar en una...

Quizás las briagas son la manera "masculina" de las pijamadas, donde también se platica harto, se bromea, se alburea, se juega y se platica del seso y sexo opuesto...

Saludos!!

Shelle Bataclana dijo...

Gracias comadrita por el post! Agradesco su presencia siempre en primera fila y pa el otro curso ya estas apuntada.

Ministry of Silly Walks dijo...

G, no he tenido la suerte de ver esa película. Hace poco vi un documental realizado por la hija de una pareja que es sorda. Narra la vida de sus padres y la de ella y sus hermanos y cómo se las arreglaron para vivir con autonomía e independencia. Su padre era ingeniero y fue el que desarrolló en Estados Unidos los primeros teléfonos para sordomudos. El acceso a la educación es el factor más poderoso de integración y la apuesta va hacia allá, a preparar más maestros para atender las necesidades especiales de la población.
Y sobre las briagas... a ustedes todavía les falta, porque las niñas tienen pijamadas Y briagas. Bueno, aunque muchos hombres optan con el camping para irse a pistear y dormir con los amigos. De todos modos, muy recomendado.

Shelle, cuando yo me gradúe del curso también tienes que ir a soplarme las canciones.

Ann dijo...

ahora las pijamadas en las que participo son las que organiza mi hija con sus amigas y mi papel se reduce a la doña que les lleva las cobijas extras y les recoge los platos y vasos vacios.....


saludos! y que se repitan mas seguido las pijamadas no?

Ministry of Silly Walks dijo...

Jiji... te entiendo. Yo también suelo hacerla de anfitriona. Y cuando les dije a los hijos que yo iba a ir a una pijamada, pelaron los ojotes. Ni modo, que se vayan acostumbrando.

Cassiopeia dijo...

Qué sabrosa la Pijamada. Se lo voy a proponer a las Yo-yo!

Sobre los sordos... cuidado, que se molestan si les dices que son mudos también. NO ES BROMA!
He conocido muchos. Mis favoritos, una familia compuesta por una pareja sorda con 2 hijos sin el impedimento. Increíbles conversaciones de sobremesa. Y hubieras visto cómo los regañaban!

Oye, todavía nada?