jueves, 30 de mayo de 2019

De viaje

Los hijos. Yo no. 
No sabemos todavía qué va a pasar.
Un paso a la vez.
Primero los exámenes, luego los resultados y después el paso siguiente.
Mientras tanto, intento ni siquiera pensar en la vida sin mi parecito en la casa. Pero de repente, sí lo pienso y por un lado está la vida de pareja que por las circunstancias Fefé y yo no tuvimos mucho tiempo de hacer y por el otro, el silencio de la casa. Por un lado, el orden, la limpieza y por otro, el silencio. 
Y por sobre todo, ellos. En la emoción de sus experiencias en otra ciudad.
No sé qué va a pasar. Sólo nos queda dar un paso a la vez.

* * * * *
Me propuse dejar de fumar el 10 de mayo. 
La verdad es que no había dejado de fumar porque no me lo había propuesto. Luego recordé que no estoy tan mal de mi fuerza de voluntad y decidí definir un día.
Cuando era niña tomé biberón hasta los cinco años. Llegaba del kínder y yo misma me preparaba el biberón. Era una beba con biberón pero muy independiente. Mi papá me preguntó un día cuándo planeaba dejarlo y muy firme le respondí que cuando cumpliera cinco años. Cócora como él era, la mañana en que cumplí cinco me preguntó si quería el biberón. Y yo le respondí que no y me mantuve.
Por muchos años me mordí las uñas. Cuando tenía quince años, un noviecillo me vio las manos y dijo: "Tienes bonitas manos, deberías usar las uñas largas." Y en ese momento dejé de morderme las uñas. Y de andar con el novio. Nadie me va a decir cómo debo verme, poséste!
Y algunos lustros después, agarré el cigarro. Fumé por unos diez años uno que otro fin de semana. Ni el cáncer de pulmón de mi papá me provocó dejarlo.
Hace poco recordé la historia del biberón y me acordé de mi papá. Decidí que diez años fueron suficientes y me propuse dejarlo. Me fijé fecha y ya pasaron tres semanas desde entonces. No lo he extrañado tanto, ni cuando he tenido gente fumando a mi alrededor. Dice mi comadre que nunca fui adicta, sino maniyenta (adverbio derivado del sustantivo "manía") y sí. Como dice la canción, "estoy llena de manías, sueños, fobias y obsesiones". Y aunque algunos son parte de mis rutinas y rituales, también me desgastan y roban vida. 
Una manía a la vez.
Me intriga ver con qué lo voy a buscar reemplazar (Fefé tiene un par de ideas).

* * * * *
Aunque lo anterior aporta a mis propósitos de salud, me estoy desviando de otros.
Tuve que darme de baja este tetramestre en la maestría porque estaba descuidando la terapia y muy posiblemente esto está ocasionando que se me forme una capsulitis y la terapia va a ser insuficiente para devolver la movilidad a mi hombro. Si no mejoro, hay otra cirugía en el futuro. Ni pedo. La salud primero.
La cuestión laboral se mueve lenta. Traigo crisis y no sé si mi jefe adivinó porque hace unos días nos dio una muy larga charla sobre crecimiento profesional. No sé si mis aspiraciones son ésas pero no sé si me veo haciendo lo que hago -aunque me gusta- por muchos años. Podría ser que el año entrante ya ande viendo opciones por fuera. 

* * * * *

Mañana se estrena "Good Omens" por Amazon. ¿Ya lo leyeron? Me va a dar el sentimiento cuando vea el nombre de Terry Pratchett en la pantalla. Ando con la emoción. También porque ya salió la segunda temporada de "Fleabag" y "Killing Eve" y no tarda la de "Big little lies". Aun no empiezo a verlas porque sigo con la maravillosa Rachel Bloom y la última temporada de "Crazy ex-girlfriend" que no sé por qué no la están viendo. Pinchi vieja talentosísima.
Fin de semana sin hijos y mucha televisión.





No hay comentarios.: