lunes, 4 de diciembre de 2017

Mamá light

... me dijeron el otro día cuando comenté que William ya no vivía con nosotros, que a sus 19 años había decidido probar qué era esto de vivir por cuenta propia. Nos dio sus razones.
No encontramos argumentos para contradecirlo.
Sabe que tiene abiertas las puertas de la casa si desea regresar. Que su salud y educación van a seguir por nuestra cuenta. Que si las cosas no salen cómo él quiere, habrá una lección que aprender.

Mientras, Harry trabaja toda la semana en la cocina de un restaurante. Quiere comprar un auto porque ya casi entra a la universidad y su campus no está cerca. Trabaja duro, es responsable y organizado. No permita que le ayudemos mucho. Disfruta su relativa independencia.

A veces Fefé y yo nos vamos a dormir y no hay nadie más en casa.

Los extraño un montón pero no se les puede detener.

No le veo lo "light" a nada.

El corazón a veces me pesa.

1 comentario:

Implicada dijo...

<3 uyyyy, si a mi se me esrutruja de dejarla en la escuela...
comparto