martes, 5 de julio de 2016

360 y días

El año pasado, por estas fechas, nos enterábamos de la enfermedad del papá.
Seis sesiones de quimioterapia después, los tumores se habían ido.
Pero el cáncer no siempre se va,
Hoy supimos que los tumores regresaron.
La medicina y los cuidados de mi mamá, nos dieron el lujo de un año más de tener papá.
Ahora nos están concediendo el mismo privilegio.
Otras seis sesiones.
Los tumores son más pequeños. El papá más fuerte que el año pasado.
No es volver a empezar.
Continuar y seguir viviendo.

1 comentario:

Ser Filosofista dijo...

Eso también es la vida. Aunque a veces no parezca.

Un abrazo.