lunes, 11 de abril de 2016

Cantamos

En dos semanas caben muchas cosas. Caben logros y trofeos, también funerales y enfermedad.

Yo quiero pensar en este momento en los trofeos y recordar los últimos quince días con la imagen de mi hijo atravesando la meta de su primer medio maratón; en su cara sudorosa,  agotada y feliz, y en sus manos sosteniendo un trofeo de primer lugar.

También quiero recordarlos por un reconocimiento laboral obtenido.

Y porque en dos semanas conseguí trotar dos kilómetros sin detenerme.

 

Me dolieron la muerte de mi tío y la de un buen compañero de trabajo.

 

Pero nosotros estamos vivos.

No hay comentarios.: