lunes, 8 de julio de 2013

Cosas de mamás

Me encanta visitar la página 1000 reasons I´m a bad mom. María es una excelente narradora de su jornada en la maternidad y además me lleva a recordar todas las razones por las cuales yo también son una mala madre.
Por otro lado, hay un grupo en FB a la cual fui invitada y luego me salí y luego fui invitada nuevamente, y ahí sigo. Es una página que congrega a mamás en busca de consejos.
Después de un rato de leer a las mamás del grupo, de verdad que necesito respirar un poco del blog de María. Su acercamiento a la maternidad es un tanto más parecido al mío. Y de hecho hay una sección en su blog llamada "Moms against Ostriches" que resume perfectamente las razones por las cuales a veces me agotan las preguntas de las mamás del grupo en FB.
Las avestruces, en el blog, son un símbolo de "all the crazy, irrational, overblown fears and guilt-trips hammered into parents from the second they find out they’re going to have a child". Y hay mucho de eso en el grupo.
Yo entiendo a veces las dudas y miedos de las madres. Culturalmente es tanta la responsabilidad que recae sobre nosotras (no he visto grupos de padres compartiéndose consejos, debe haber, pero no he visto) que buscamos apoyo en otras, pero las madres somos como Google. Pregúntanos por un dolor de cabeza y te diagnosticaremos un tumor. Así que por ese lado, en ocasiones la pobre madre que pregunta queda peor que antes.
El miedo y la culpa están presentes en muchos comentarios.
Y es lógico.
El mercado conformado por los padres de bebés tiene un tiempo de vida muy corto así que las empresas deben bombardearlo constantemente. Qué mejor detonador de compras que el miedo y la inseguridad.
Cuando fui mamá de bebés conté con la gran fortuna de tener recursos muy limitados, así que no tenía para libros o revistas de maternidad (para los otros, sí) de esta manera nunca me enteré de los peligros para la autoestima de mis hijos por cargarlos en cangurera o por hacerlos dormir en otra cama. No sé cómo mis hijos sobrevivieron a mi ignorancia.
Y por la depresión que me invade a veces al leer a las mamás del grupo en FB (no todas) se agradece siempre que María no deje de actualizar su blog, aun con el trabajal que tiene con su precioso proyecto Las Bordadoras. Sus entradas son una bocanada de aire fresco que inspira a seguir criando hijos e hijas fuertes, libres, autónomxs y segurxs. Y perdonarnos si la cagamos en el intento.
Anden, vayan y lean su blog, no importa si tengan hijos o no, se van a reír.

5 comentarios:

Ana María Sánchez Pacheco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana María Sánchez Pacheco dijo...

La peor pendejada que he escuchado es que si los amenazas con que les vas a castigar tal o cual cosa si no obedecen, aprenden a chantajear. Esto dicho por una mamá cuya unigénita de en ese entonces 5 años, era una maestra del chantaje y de la manipulación. Yo digo que hay pautas pero como todo en la vida, es a prueba y error.

Tanis Tuns dijo...

Gracias por compartir el blog. Un abrazo.

jimeneydas dijo...

échale un ojo a la tira cómida de Mell Lazarus "Mom" (en español creo que le pusieron "Mome", te divertirás (por cierto, lo conozco porque mi hija se lo regaló a su mamá, jeje):
http://www.gocomics.com/momma

Cassiopeia dijo...

La locura total te ahoga cuando le haces caso a la humanidad, a los libros... a los consejos de expertos, a lo aprendido por las abuelas...

Cada caso es "especial y único". Lo sabemos las dos con nuestros respectivos enanos.

Abrazos fuertes