lunes, 29 de agosto de 2011

William tiene ya algún tiempo publicando videos en un canal de Youtube.
Son pequeños fragmentos de historias que utiliza para practicar los efectos especiales que va a aprendiendo. En el último que hizo, se clona a sí mismo. Es realmente bueno. Y además de eso, hace tutoriales para aprender a usar Photoshop y otros programas. Son los que tienen más visitas.
Y sobre esto de su cuenta y las visitas que tiene, ayer recibió un correo informándole que era posible "monetizar" su canal, debido al tráfico que está recibiendo o algo así (uno pasa años tratando de que los hijos aprendan a comunicarse claramente, y cuando finalmente lo logran, hablan de cosas de las que uno ya no entiende).
William está feliz. No es el hecho del dinero sino de lo que representa el trabajo que ha estado haciendo. Porque finalmente, aventarse a aprender solito todo lo que sabe, ha sido un gran esfuerzo que ahora rinde sus frutos.
Porque además de eso hace unos días recibió una propuesta de trabajo para participar en una página web, en aspectos de diseño y alimentación.
Él quería trabajar y había mencionado la posibilidad de entrar de cerillo a un nuevo autoservicio cercano a la casa. Tal parece que se brincó la parte en que los niños son cerillos, lavan carros o venden limonadas.
¿Debería preocuparme? ¿Estoy dejando que crezca demasiado rápido?
No se preocupen.
Contrarresto todo esto con labores muy propias de las madres: recordarle que use su desodorante.
Porque su trabajo será muy elegante, pero su humor a adolescente hormonal no tiene nada de glamoroso.

viernes, 26 de agosto de 2011

Consternados, rabiosos

Y los mensajes de "copiaypegaentumuro" no ayudan, ni las oraciones, ni las banderitas de paz...
De hecho, probablemente me atizan más. Como curita de hello kitty en incisión de hernia.
Me molestan las buenas intenciones.
Me molesta todavía más mi inacción.

:(

miércoles, 24 de agosto de 2011

Exijo mis ballenas

Los sueños no son los mejores.
Todo lo que no muestro en forma consciente se me aparece cuando duermo.

Fue muy extraño el del lunes.
Yo era la muerte. Algo así como la Muerte de Pratchett sin la hoz, ni la capa, ni la voz en mayúsculas, pero en esencia, esa figura que viene a llevarte. No la que te causa la muerte, sino la que te acompaña.
O sea que más bien era como los personajes de aquella serie llamada "Dead like me", los "reapers".
Fue muy impresionante. Me llevé a dos.
Y durante esa mañana lo impresionante fue enterarme de dos muertes más, de las muchas que hubo esos días.
¿Han hecho el intento de imaginar la transfiguración del rostro joven, bello, sonriente, de una mujer que han tratado en la cara deforme y acabada de la descomposición?
Yo no lo intento pero están ahí. Se me aparecen sus rostros, o se me aparecen, como anoche, las cuchilladas. En mi sueño las detuve. Fabiola y su esposo no pudieron.
¿Qué habrá esta noche después de platicar con algunos conocidos que estuvieron en el estadio en Torreón el fin de semana, que me contaron del miedo, de la desesperación, de los niños perdidos llorando, de la sensación de ser una rata en una trampa sin escape, de las heridas por arrastrarse por el suelo porque la balacera fue adentro, no afuera como dicen a efectos de minimizar lo que es un acto de terrorismo?

Me queda el consuelo, sí, de que el miedo me paraliza sólo cuando sueño y no cuando estoy despierta.

lunes, 15 de agosto de 2011

Estúpidos hoteles. Nunca le atino.
Unos tienen shampoo y crema pero no acondicionador. Otros tienen shampoo, acondicionador y crema pero no secadora. Otros no tienen más que jabón Rosa de Venus, pero ahí no se usa nada más -me han contado-.
Muy bonito el cuarto pero no hay crema. Y no me traje con el cuento de que todos los líquidos tienen que caber en una bolsita de sandwich. ¡Así cómo!
Pero héme aquí, disfrutando de la región más transparente (aunque ya no tanto, cortesía de mis tres cigarros), de los taxistas que tienen mejor gusto musical que en el norte, de los conductores que les gritan cosas a cuanta fémina se les atraviesa, de las señoras de Santa Fé que visten a sus niños como muñequitos de catálogo, y así, bien bonito todo.
Estoy aquí para tomar un diplomado y tendré que venir cuatro veces más este año. Voy a llegar desfalcada. Cuando no son tacos de canasta, elotes asados, quesadillas o postrecitos de la Vasconia, termino comprando libros, postales, cuadernos y bolsas tejidas. Qué bueno que no me quedo hasta el domingo para no estar tentada a ir a Coyoacán.

En mi rancho es más temprano pero ya tengo sueño.
Los dejo en mejor compañía:

Monsi, el nuevo miembro de la familia, regalo de una amiga que lo hizo llegar a mí ya bautizado. Su nombre completo, según dice Harry, es Monsi Python.


martes, 9 de agosto de 2011

Me causa una ternura desarmante la gente que me quiere, sobre todo ésa que puede decir abiertamente que lo hace -y es una mezcla de ternura y asombro lo que me producen- porque no es sencillo.
Brincar del exterior frío y lejano sin dejarse amilanar, ignorando señales que deberían prevenirlos, requiere capacidades especiales.
La gente que me quiere es gente que ama apasionadamente, que espera confiadamente, que da generosamente y lo más importante, trabaja por ese amor (amor a la mujer, al hombre, a la sociedad, a la infancia, a la planta, al animal...).

Me sorprenden.
Me desarman.
Y aprendo.

sábado, 6 de agosto de 2011

Regresé

Es una cosa buena eso de tuitear o feisbukear lo que a uno se le va ocurriendo a medida que va ocurriendo. Mantiene una memoria que yo no poseeo y que voy a aprovecharlos para resumir la semana que va de salida:

* Yo que me vanagloriaba de tener los papás más pacientes del mundo cuando salíamos a carretera, ahora poseo la verdad: el auto de mi papá no tenía AC y viajábamos con ventanas abiertas. Resultado: los hijos moqueándose en el asiento trasero, ni se escuchan.

* Muy lindo Aguascalientes pero William no ha dejado de estornudar desde que llegamos.

* En San Juan de los Lagos... Mucha agua, mucho verde... Bien pantanoso que ha de estar. Yo este color se los aguanto una semanita nomás.

* El "paranoma" y la habilidad de mi hijo para intercambiar el orden de las sílabas. Un día creará una nueva lengua, dice, y dominará el mundo.

* "Es que no usas la lógica!" Acusa el primogénito al ultigénito. "Uso el pensamiento lateral" responde la chinche.

* Nos falta media hora para Guadalajara... desde hace tres horas.

* Yo digo que es muy pinchecito gastar más en casetas que en gasolina. A la otra me voy en barco.

* Malditos árboles, no nos dejan encontrar el hotel!

* Remedio para apaciguar al puberto: "Cálmese, cabrón." El "cabrón" en este caso actúa como relajante y analgésico contra el dolor de existir.

* Nota: es "cál-me-se-ca-brón", de otra manera no funciona.

* Ya rumbo al trabajo? Qué envidia... yo tengo que resignarme a ir rumbo a la playa. Alguien tiene que hacer el trabajo sucio.

* Y con esta cerveza doy formalmente iniciada mis VACACIONES BURGUESAS 2011!

* "No chapoteen en el mar porque atraen a los tiburones". Los hijos ahora están en el chapoteadero. Punto para mamá!

* Mujer peda que se sienta en lo bajito del mar, fue a hacer pipí. Ay, qué se escaman... Los pececitos también hacen pipí y nadie se queja.

* Sonó mi despertador a las seis de la mañana, luego me di cuenta que seguía de vacaciones. Qué bonito, vedá?

* Ora resulta que las embarazadas sí se ven lindas en sus bikinis pero yo no. Desde ahora voy a decir que estoy en mi cuarto mes.

* Esperando la ola perfecta... the big one... en el boogie board de la Sirenita.

* Yo no les pongo foto de mi cerveza Pacífico ni de mis camarones ni de la vista de la playa, porque los aprecio.

* Basket tequila, voley tequila, foot beer... así yo haría ejercicio todos los días.

* Traje de baño: $800, pareo: $250. Que una seño de 60 años traiga el mismo traje de baño, priceless. Que a ella se le vea mejor que a mí...

* Me quieren vender vísceras... Pos si ya no estoy en Chihuahua! ... Ah... No. Son viseras. Pronuncien bien.

* Ains... no pude grabar al boogieboardero que cada que agarraba una buena ola, gritaba "Fuaaaaaaaaá!"

* Quiero una noche como ésta para llevar, por favor.

* Fefé no se enoja conmigo cuando me robo las cerezas de sus postres. Por menos que eso yo lo habría mandado a la chingada. Ámolo.

* Buscando tortugas.

* Ñé... tengo más señal enmedio del océano (o sea no?) que en la habitación del hotel.

* Chale con la confabulación meteorológica. Día de snorkeling y llueve.

* El barco dio la vuelta para tomarle foto a una tortuga. A mí se me hace que ellos la echaron para que no nos sintiéramos tan mal.

* Con tanto mareo mi hermana y sus hijas se ven como Las Tres Desgracias.

* Le conté a mi hijo y sobrina adolescentes el chiste de Flash y la chica del bikini azul. Sus caras fueron más divertidas que el chiste.

* Los yates, a diferencia de los camiones, se zarandean más del frente. Pero ésa es la única diferencia.

* El agua fría... Los tiburones qué...

* Pues las tortugas nos hicieron el feo y decidieron nacer en nuestra ausencia (no las culpo) y rodeadas de todos los papás-national-geographic y sus hijos-gymboree.

* Snorkel necesito pero para ir al baño del camarote, guácala.

* --¡¿Por qué no puedo ser un delfín?! --Porque eres una ballena.

* Veo caballos muertos en el mar!! Bueno, son cocos. Ustedes entienden.

* Nada dice mejor que las vacaciones acabaron como la expresión de "Que falta cuánto para la quincena?!!!" grabada en tu rostro.

* Cada vez que alguien se queja en una caseta de lo mala que está la carretera, el poder telepático del encargado hace que salgan 20 hoyos más.

* Estamos en Tepic (olacola)

* Inspección fitosanitaria en Sinaloa. No vayamos a contaminarles sus tomates.

* Tenemos lluvia, neblina y grava suelta por el Espinazo del Diablo. Nomás nos falta una vaca atravesada.

Pero llegamos, completitos y con todavía sábado y domingo para descansar de las vacaciones.
La verdad pensé que no me hacía falta tomar estos días, planeaba guardarlos para el road trip que tengo en mente el año entrante, pero los niños sí las necesitaban y al final de cuentas, Fefé y yo los necesitábamos a ellos, muchísimo.

Ya vendrán luego mis vacaciones, y tomaré muchas fotos y se las compartiré.

Saludos sabatinos.



miércoles, 3 de agosto de 2011

Post retrasado

Mi comadre me invitó a escuchar a Amy Winwhouse hace ya algunos años. Me encantó. Sobre todo me gustó saber que yo no era tan anacrónica como pensaba, que no era por anticuada que no me gustara la música actual, era sólo falta de opciones comerciales.
Escuché a Winehouse y me fascinó.
Estuvimos a un tantito de irnos a Coachella a verla, cuando tuvo un problema en un aeropuerto por golpear a un perodista o estaba en rehabilitación o algo así y ya mejor no fuimos. Porque, afrontémoslo, no teníamos ni la edad ni el humor para ir a un lugar hasta la fregada de gente a andar yendo de un foro a otro con el calorcito de esa época.
No. Nosotros sólo íbamos a ver a Amy y si ella no iba, nosotros tampoco.
Qué triste que muriera (inserte aquí el "ella se lo buscó" o "la mató tanto talento").
Con su muerte se me murió un pedacito de presente.

Me queda Adele --Amy sin los deseos de morir, leí en algún artículo--.
Pero no es lo mismo.