miércoles, 29 de abril de 2009

Tengo miedo

En un mundo en el que ya nada es seguro, ni los puercos ni los cubrebocas, mi última certeza estaba basada en Google.
Pero...

¿Qué pasó? ¿Cuántas búsquedas les han dado este resultado?
Después se compuso y me dio las imágenes que necesitaba, pero juro que mi mundo tembló, metafóricamente hablando, no como en el D.F.
Porque si Google falla, entonces... ¿quién podrá defendernos?

lunes, 27 de abril de 2009

En la semana santa del 2007 hicimos un viajecillo por algunos lugares de la república. Después de visitar Manzanillo, Acapulco y el D.F., nos enteramos, ya estando aquí, que se había presentado un mini-tsunami en la costa del pacífico y que en el D.F. había temblado, terremoto de pequeña magnitud pero al fin temblor. Suspiramos aliviados por no haber sufrido ni sustos ni accidentes.
En el 2008, en semana santa, viajamos en auto a Monterrey y de ahí tomamos un avión a Cozumel. En Cozumel nos enteramos de los ventarrones aquéllos que voltearon autos, causaron accidentes, incendios y muertes. Quedamos seriamente convencidos que a nuestro paso íbamos dejando una estela de destrucción. Pero eso no nos detuvo.
Esta semana santa viajamos a Oaxaca y al D.F. Cuando llegamos a la ciudad y platicaba con mi hermana, me contó que había estado preocupada por todas las noticias que había visto sobre los incendios forestales en la sierra de Oaxaca y aquel terrible accidente en la carretera a Huatulco. Nada vimos. Nada nos pasó.
Pero ahora esto.
Nos hemos superado.

* * * * *
Está cabrón.
* * * * *
Suspensión de clases a nivel nacional.
Eso es un complot contra el ENLACE.
Mientras tanto a las madres de familia nos tocará tener a los angelitos del hogar en casa. ¿No saben las autoridades que la violencia familiar aumenta en vacaciones, sobre todo en vacaciones no programadas?
Yo también tendré vacaciones y veré House todos los días y me volveré paranóica y veré puercos volando en cada ventana.

viernes, 24 de abril de 2009

- Mamá ¿me dejas ver en la noche las luchas en la tele? ¡Va a pelear Randy Orton! Va a estar bien chida porque a veces Randy Orton avienta sillas metálicas, y una vez golpeó a Stephanie, la esposa de Triple H, le hizo un RKO y eso es bien gacho porque te agarran de la cabeza y luego te tiran al suelo. Entonces Triple H y Randy Orton están peleados, pero la pelea de hoy va a estar bien chida porque Randy Orton está bien loco.
- ¿Estás consciente de que las luchas es pura actuación?
- ¡Claro que no, mamá! Deberías verlas, se golpean, se tiran, se avientan cosas, se sacan sangre.
- ¿Por qué te dejaría ver yo algo tan violento?
- No es violento, mamá. Es un deporte. Además los luchadores son bien buenos para pelear y a veces hacen cosas ilegales, como Randy Orton, que han tenido que llamar a la policía para que lo meta a la cárcel. Pero no lo meten porque tiene dinero para pagar muy buenos abogados.
- Menos. ¿Cómo crees que voy a dejar que veas esas cosas?
- ¡Ándale, mamá!
- Mmmm... te dejo ver las luchas si admites que son pura actuación. Cuando lo admitas podrás verlas toda la tarde si quieres.
- Pues entonces... nunca las volveré a ver. Adiós.

Lo bueno del sentido ético de Harry, es que puedo contar con él cada vez y usarlo a mi favor.

Voy a ver House.

miércoles, 22 de abril de 2009

Un rapidín


Este meme con premio me lo mandó Signo de la Espada y lo que hay que hacer básicamente es pegar el premio, contestar las preguntas y pasar el premio a las personas que quieras. También debes mencionar quién te lo mandó.


Aquí van pues...

1.-¿Cuál es tu primer recuerdo?

Una mujer anciana en una cama de hospital de otra ciudad. Alguna tía que no recuerdo.


2.-Nombra alguno de tus juguetes preferidos.

Mmm… ¿de ahorita? Bueno, tengo un delfincito pero no lo saco mucho a pasear. Tengo a Fefé que es como mi juguete sesual. Y mis hijos, que todavía dejan que les elija la ropa como si fueran mis muñequitos, aunque apenas dé la vuelta y ya se estén cambiando. De los de antes creo que mi juguete favorito fue mi bicicleta.


3.-Alguna travesura de cuando eras niño.

Nunca hice travesuras así planeadas. De repente las cosas me salían mal y salía regañada, pero la neta nunca hice travesuras con la intención.

4.-¿Cuál es tu comida favorita?

Me gusta mucho cómo me sale el pollo al horno. No puedo decir que tenga una comida favorita (Dios, soy tan tibia).

5.-Dibujos preferidos de la caja tonta.

Family Guy.


6.-Primera colección de cromos.

Una de Disneylandia que salió cuando estaba en segundo de primaria. Nunca la terminé, la única que terminé era de luchadores y tenía espacio para 18 estampitas. Me lo cambiaron por unas canicas.

7.-Tu mejor amigo (a) y por qué?

Esta pregunta es complicada. Por ejemplo, podría responder que la Shelle, pero nuestra relación se debe a una deuda moral contraída hace muchos años, en una situación en la que fui arrastrada por el fango de la calumnia y la difamación. Por eso Shelle tiene el deber de ser mi amiga, aunque no quiera. ¿Cuenta? Y luego tendría que hablar de Coger y el Ransho, que va encadenado a la situación anteriormente descrita. Y las gordas también, claro porque leen el blog y pegan bien fuerte. Y el Polígono, aunque los ángulos hayan quedado un tanto alejados. Y las chicas del Círculo, aunque nos veamos poco. Son bien lloronas y si no las pongo se me arma.

8.-El primer libro que leíste.

Debió ser El Principito o el cuento del Gigante Egoísta en una antología de Oscar Wilde.


9.-Aquella canción que siempre que escuchas viajas a tu pasado.

“Mil campanas suenan en mi corazón, fuiste tú el culpable o fui yo, ni tú ni nadie, nadie, puede cambiarme…”. Marca el momento en que llegué a vivir a esta ciudad y algunos episodios de mi vida en relación en la nueva primaria.


10.-Aquel maestro que todavía hoy recuerdas y por qué?

El Macario, que fue mi profe de español en la secundaria y era bien cabrón adentro del salón y un dulce fuera de él.

11.-Una película que nunca olvidarás porque te recuerda tu niñez o juventud.

The Goonies. La sigo viendo y me sigue emocionando.


12.-Aquéllos teveos que leías con avidez cuando eras pequeño.

Había un niño en la calle que me rentaba su colección de historietas de Archie, La Pequeña Lulú, Gasparín y Flamita. Se volvió rico a mis costillas. Cochino vicio.


13.-Una mascota que tuviste de pequeño.

Hubo muchos gatos, pollos, conejos, peces y perros en mi infancia. Recuerdo mucho a Peggy, una perra que tuvimos y a Káiser, un pastor alemán que tuvimos que dejar en Beautifulville.

14.-El primer coche que tuviste cuando sacaste el carnet de conducir.

Un Atlantic 1980 que me compró Fefé. Para ir a trabajar, claro.

15.-Un viaje o excursión que hiciste con los compañeros de clase.

Viaje, nomás a Paquimé a comprar cerámica.


16.-Aquel juego que te gustaba jugar de niño.
“Declaro la guerra en contra de mi peor enemigo que es…” También me gustaba el béisbol y las escondidas.


17.-Qué programa de televisión de áquellos años era el que más te gustaba?

Cachún Cachún Ra Rá. Algo así como High School Musical ochentero y tercermundista.

18.-Un regalo que te hicieron tus padres y que jamás olvidarás.

Una guitarra.


19.-Hay algún olor que te transporte a tu infancia?.

aroma de las casas antiguas siempre me lleva a mis vacaciones de verano en casa de mi abuela.


20.-Un día o momento de tu infancia que no olvidarás nunca porque fuiste inmensamente feliz.

No tuve una infancia problemática ni conflictiva por lo que en realidad cada recuerdo que tengo es bastante feliz. No puedo hablar de alguno en particular.


Gracias por mi premio, Signo y ahora le paso esto a:

Webita

Shelle

La Marce

Güen

Cumerina

Y quién se quiera apuntar.

sábado, 18 de abril de 2009

Me compro un litro de gelatina con crema. Me preparo para ver la tele, ahora que tengo tiempo, con mi porción de gelatina. Me acerco a tomar un recipiente para la tarea. No tengo vasitos postreros así que siempre he utilizado para estos fines (pudín, nieve, natilla, gelatina...) las tacitas de té. Veo los perfectos cubos verdes y amarillos nadando en la crema y los imagino en mi boca, pero antes tienen que pasar por la taza y me doy cuenta que es muy pequeña para mis propósitos y necesidades. Me detengo un momento viendo otros recipientes, luego la tacita (que siempre ha servido para esos fines) y me doy cuenta que de usarla tendré que levantarme dos o tres veces a rellenarla. Puedo utilizar un plato hondo o los tarros que uso para el café, pero no. Tomo la tacita (porque siempre la he utilizado para ello).

A veces es una soberana güeva vivir conmigo.

Epílogo: Tuve que interrumpir tres veces el episodio de estreno de Bob Esponja donde Johnny Depp hace la voz de Jack Kahuna Laguna.

miércoles, 15 de abril de 2009

Las fotos

Yo sé que hay pocas cosas tan aburridas como ver las fotos que otros tomaron, pero esta semana no ha pasado nada ni tengo mucho que escribir, así que les comparto algunas de las imágenes que tomé en las vacas.

En nuestro primer día en Oaxaca fuimos a Monte Albán, donde Harry decidió que será arqueólogo y luego a Arrazola, del que hablaré después porque esas fotos están en mi celular y perdí el cable durante el viaje.

Las fotos que siguen ya fueron tomadas con cámara digital, que tuvimos que comprar esa mañana y pusimos a cargar en el restaurante al que llegamos a cenar: La casa de la abuela, donde comimos un molito negro, uno amarillo, chapulines y el café de olla más delicioso que he probado.


Vista del zócalo desde el restaurant.


Probando la cámara con payasitos.



La banda municipal tocando el tema de Hawaii 5-0 (no es cierto, la verdad no sé qué estaban tocando pero habría sido chido)


Los cafés de la plaza. Por la noche Fefé y yo fuimos a uno a tomarnos el más horrible capuchino del mundo.


Santa María del Tule. Sin niños. El árbol está cercado, quesque para que no sea dañado.


Pero no es cierto. Es porque si te acercas te come. Por ejemplo, ésa no es una nudosidad del tronco. Es un pobrecito león que se atrevió a pasar cerca del árbol y el árbol se lo comió.


Rumbo a Huatulco. Panorámica desértica.




Una novia para el carro de Fefé. Pero sáquenme de la duda. ¿Es un renault zapatito o es un mini muy viejo?


La panorámica desértica cambiando. Nubes derramándose sobre la sierra.


¿Pinos?


Puesto de alebrijes piratas en la carretera.


Visión fugaz de un alebrije en su estado salvaje.



La diversión de tomar fotos con nubes es inversamente proporcional a la vista de dichas fotografías. Por eso mejor tomé un videíto con fondo musical de Dudamel y Harry en su estado natural hiperactivoansioso.

Y luego la selva. ¿Qué pedo, no? Por cierto, Comala, otro fraude. Nadie conocía a Pedro Páramo y eso que le preguntamos a una viejita paseadora a quien le dimos un aventón (de ride, no de atropellar).


¡Yuju!


Alebrijes entrenados que te reciben en el lobby del hotel. Es tan humillante para ellos.


Nos tocó habitación con vista "parcial" al mar. Luego entendí que eso significa que si quieres ver el mar desde tu ventana, tienes que asomar la mitad del cuerpo fuera del balcón.


Ésta es la parte más padre de ir al mar. Sentarme a ver a los críos jugar.


Encontré esta foto en la que intento dilucidar cuáles nalgas estaba viendo el gringo.

William y yo en kayac, muriéndonos del miedo. Bueno, nomás yo.


¿Un postrecito? Yo me comí todos.


Todo estuvo fantástico en Huatulco. El clima, el mar, las olas, la comida, las camas, hasta la luna se puso de modo, y eso que es medio caprichosa.


Fuimos a Mazunte.


Cuando sea grande, seré una chaira rica para comprarme todo lo que venden ahí.


Pero no pudimos llegar a la playa porque estaba hasta la cola.


Y cuando quisimos regresar había un pinchi jetta rojo estacionado y congestionando el tráfico. Cuando los chairos se aburren, juegan al agente vial.

Bonito Pinotepa, no soy coplero y te estoy cantando. Llegamos ahí a mi última oportunidad de comer tlayudas.


Nos tocaron los viacrucis en todos los pueblitos.


Sirena visitando el Museo de Antropología.


- ¿En cuánto el cuadro de Carrington, señito? - No se vende, señorita. -Perfecto, que me lo envuelvan para llevármelo pues ¿el papel también es gratis?


¡Yo quiero esos tenis!


Mejor éstos.


- Niños, ¿qué fue lo que más les gustó del viaje, Huatulco, Oaxaca, Monte Albán, el Tule, el museo?

- ¡Las ardillas!


Y es que sí son chidas las ardillas.


William tratando de agarrar una.


Tiendita que encontramos cerrada.


Buscando un bar para tomarnos unas cervezas antes de dejar el DF.














































jueves, 9 de abril de 2009

Qué defraudada me siento.

Fuimos a Santa María del Tule y yo con toda la ilusión de ver el árbol... ¡y estaba incompleto!

Sí, había tronco y ramas y todo pero... ¡no había niños! A mí se me hace que los trasplantaron a otro jardín o a lo mejor hasta se los llevaron a algún jardín botánico en el extranjero. Tal vez en estos momentos se encuentren cantando alrededor de una secoya. Ojalá no se hayan secado por el camino, porque entonces si me manifiesto contra el gobierno por andar vendiendo el patrimonio nacional.



* * * * *

Dentro de la arquitectura urbana de Oaxaca, se implementó un método novedosísimo para coadyuvar en la resolución de los problemas de tráfico: el tope inverso. Le dije a Fede que qué útil sería tener algo así en el ransho. Él dijo que efectivamente ese tipo de topes limitaban bastante la velocidad de los automovilistas, mucho mejor que los normales y que en Chihuahua hacía mucho que teníamos de ésos y que por cierto no se llamaban topes, sino baches.


* * * * *

Me encuentro en Huatulco en uno de esos hoteles donde no tienes que hacer absolutamente nada e incluso hay gente que hace cosas para divertirte, para que no tengas que molestarte. Hay un grupo de "entertainers" que guían actividades durante el día. La mejor es la clase de salsa de la tarde, con todas las gringas gordas. Es como la venganza étnica consumada. El entertainer, moreno y ágil, intenta enseñarles a bailar, mientras el resto de los del grupo muere de la risa junto con los otros mexicanos del hotel. Habría que sentir simpatía por esas mujeres. Pero hoy no.

martes, 7 de abril de 2009

Mi prima falleció. Dicen que fue una trombosis. Estuvimos el fin de semana en la funeraria, despidiéndonos de ella y asumiendo algo que todavía no creemos posible. Lo creeré la próxima vez que llegue a casa de mi tía, cuando esté a punto de preguntar dónde está y recuerde de golpe el dolor de estos días. También hubo otros momentos, no sólo los dolorosos. Cuando se tiene una familia tan grande, el mismo día que se vela a alguien, uno más se está casando y otro está naciendo. En el velorio conocimos a la nueva bebé de la familia. Y nos avisaron que un sobrino se casaba. Y dos sobrinas ya están pedidas.
Me dijeron que la misa fue muy hermosa, que la iglesia estaba llena. Mi prima tenía que ver con medio mundo. Nosotros estábamos saliendo de Zacatecas mientras eso pasaba. Ni hablar. Las maletas tenían ya una semana hechas.
No he dejado de pensar en ella, algunas veces llorando pero la mayoría, riéndome. Como con aquella anécdota que contaba, la de que iba caminando por una calle donde sabía que en una casa había un perro (le asustaban los perros) pero pasó confiada porque el perro siempre estaba amarrado. Ese día no. Cuando llegó frente a la casa vio al enorme perro que se le echaba encima y lo único que se le ocurrió fue meterse a un auto que estaba junto a la banqueta... en el que estaba una pareja en el asiento delantero. No tuvieron tiempo de preguntarle nada porque el perro no dejaba de ladrarles en la ventana. Cuando el dueño salió y se lo llevó, mi prima recogió lo que le quedaba de dignidad y salió del auto. - ¿No diste las gracias? - Qué chingados, ya ni llegué a dónde iba, me regresé a la casa, derechito.
Una vez tuvo un perro. A ése no le tenía miedo, sin embargo su perro si adquirió todas las fobias de la dueña. Cuando llovía, mi prima se encerraba en su cuarto y el perro no dejaba de aullar. Se quedaba afónico por días.
Pasamos por pueblos, por aceras, por plazas, por tortillerías, por mercerías y yo no dejo de acordarme de ella.

* * * * *
Llegamos a Oaxaca ayer en la noche sin incidentes que lamentar, excepto por un pequeño detalle con Harry, que como sólo él sabe hacerlo, consiguió enredarse con el cinturón de seguridad. Estuvimos media hora peleándonos con el cinto, pensando en la forma de sacarlo de ahí hasta que decidimos pedir ayuda. Fuimos con un federal de caminos que nos ayudó a cortar el cinturón con su navaja. Harry lloró un poco después de eso. Se asustó bastante. William le acarició la cabeza para ayudarlo a que se quedara dormido.
* * * * * *
Conversación escuchada en el museo de sitio en Monte Albán:
-- Yo me encontré una estatuilla como ésa.
-- En Estados Unidos se pueden vender hasta por 20,000 dólares.
-- ¡¿En serio?! Yo se la cambié al Óscar por unos tenis...

viernes, 3 de abril de 2009

Breves

* Terminé exitosamente los dos cursos que impartí. Respiro alivida. El primero me tuvo trabajando mucho durante el último mes, aunque gustó tanto que le vamos a seguir.

* Contratos nuevos para la asociación. Más cursos y proyectos. Me gustó especialmente el de llevar a las escuelas programas de prevención contra la violencia en el noviazgo.

* Un libro que terminar para la clase de literatura y tres más que leer para un ensayo. Otro más para una exposición sobre cine. ¿Vacaciones?