martes, 30 de septiembre de 2008

Martes de crítica cinematográfica

Arráncame la vida. (Arráncamela, vida no la hallé en cartelera pero Kabeza dice que ya la vio, que luego escriba sobre ella).



En contra:
* La Talancón no tiene nalgas.

A favor:
* Mejor enseñó las chichis.

En contra:
* La Talancón sigue hablando igualito que en todas sus películas.

A favor:
* Al personaje le quedaba bien el tonito medio pendejo.

En contra:
* El galán parece que tiene vello púbico en el pecho.

A favor:
* No eran Gael, ni Diego.

En contra:
* Ninguna adaptación cinematográfica se equipara a la novela.

A favor:
* La película y el libro son igual de... de... pues de, pues. Divertidositas.

En contra:
* La propuesta feminista se pierde porque Giménez Cacho opaca cabrón a Catalina y al resto de los personajes.

A favor:
* Yo con un macho como Giménez Cacho sí le ponía.

En contra:
* Le cambiaron sin motivo aparente el nombre al pendejo de Emilito, por Memito, el hijo del dueño de los medios del país.

A favor:
* Cualquier semejanza de los personajes de la película con personales de la vida real puede pagarlo caro en la censura.

En contra:
* Eugenia cantó bien poquito.

A favor:
* ¡Era Eugenia!


Calificación:
No uno, no tres, no cinco, sino..... ¡Doce Silly Ministries!La máxima calificación otorgada hasta hoy por la academia que represento.
¡¿Pero por qué?! exclamarán algunos. ¡¿Cómo es posible?! gritarán otros. ¡Pero es un atentado hacia los estándares de calidad que los Silly Ministries han mantenido en los últimos dos días!, llorarán algunos más.

Simple y sencillamente porque la película inicia con el Danzón #2 de Márquez, y es la música de fondo con sus variantes a lo largo de la película. Soundtrack mata guión.

(El hecho de haberla visto en VIP, con palomitas acarameladas, café capuchino y crepas, no afecta en absoluto mi juicio crítico. Tal vez, un poquito, sí, lo que generaron las escenas de la Talancón después de la película. Si alguien quiere los videos, se los acabo de confiscar a Fefé de su celular. Con una lana.)








sábado, 27 de septiembre de 2008

Confesión

- ¿Ya te diste cuenta que en esta reunión la única heterosexual eres tú?
Ésa fue la sutilísima estrategia que utilizó anoche una amiga para confesarme su homosexualidad.

No fue una sorpresa. Algo me sospechaba. Lo que no me esperaba fue lo otro.
Mientras asimilaba la confesión que me hacía, un mono preguntó:
- ¿Qué tiene tu amiga?
- Está en shock. Le acabo de decir.
- Pero... pero ella también es ¿no?
En eso reaccioné yo y contesté:
- No, gracias, lo mío es otra cosa.
Y ahí ya fueron más rostros los que voltearon a verme con cara de incredulidad.
- ¿No eres les?
- ¿Cómo que no eres?
- ¡Pero si se te nota!
- Se te huele ¡y yo nunca me he equivocado!
Nuevamente respondí:
- Pues es un honor lo de la confusión, pero no, soy heterosexual (hasta que se me demuestre lo contrario, pero esto ya no lo dije, no fuera a haber alguna con complejo de abogado y con cierta iniciativa).

Lo que iba a ser una reunión de gente peda se convirtió súbitamente en un viajesote desde mi más remoto pasada hasta el momento actual. No, pos... mi mamá siempre me traía de pelo corto. Y yo andaba siempre jugando entre niños. Pero eso es normal, a todas las niñas les llama la atención jugar al beisbol y al tochito. Sí, cuando jugaba con la Male yo salía de su novio, pero eso es normal, ningún niño quería jugar con nosotras a ser el novio. Además tuve novio en la primaria, que luego se volvió gay, pero qué tiene, no tiene nada que ver. Y sí, admito que hay muchas chicas que me parecen bonitas. Y a la Angelina Jolie sí le daba, pero quién no, ¿que no? Aunque a mí me gustan más las mujeres medio étnicas, y más bien interesantes. ¿Se oyó eso muy gay? He tenido sueños lésbicos pero todos normales. Una vez fui con una amiga a un antro gay y nos tomamos de la mano para que creyeran que éramos pareja, y sentirnos protegidas y la verdad si nos veíamos bien, así como que hacíamos bonita pareja ¿eso me hace gay? No, no, todo mundo ha ido alguna vez a un antro gay en su vida. Y lo de besar a una chica no fue como lo cuenta Katy Perry. Está demasiado sobrevaluado. Eso tampoco me hace gay, ¿verdad?

Y así le seguí hasta llegar a mis 32 añitos en los que nunca había habido sombra de duda sobre mis preferencias, hasta ayer.
Le marqué a Fefé a madre y le conté el asunto. Él lo resolvió de un tirón: Les no eres, en todo caso bi, tal vez. Muy conveniente para él.

Lo he seguido pensando toda esta mañana y aunque mi bandera sigue siendo "Heterosexual hasta que se me demuestre lo contrario" he caído en la cuenta que aun cuando algunas mujeres me pudieran parecer atractivas, no... lo de las chichis es algo que no podría superar.

Lo mío, lo mío, es el pito.

martes, 23 de septiembre de 2008

Estaba buscando esto:


Una prima me consiguió boletos para el concierto de Gal Costa (que coisa mais linda, muito linda!) y por supuesto que no dejamos de ir. Por cierto me encontré con varias personas regalando boletos que les habían sobrado. No entendí muy bien cómo consiguieron tantos si hasta notario hay entregando los boletos del festival, pero bueno, que a alguien sirva la información si un día gusta caerle a algún evento y no trae boletos.

Tonces, buscando aquéllo, me encontré esto:

¿Se acuerdan? Yo estaba en la prepa. En la casa regresábamos de morrear por ahí de las 10:30 de la noche y a las once, empezaba la hora familiar, hora de la telenovela.


El francés no es el lenguaje del amor.
Es el portugués.
He dicho.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Harry, Harry, Harry...

Solía escuchar su nombre bastante a menudo en los recreos, cuando pasaba por su salón, en honores a la bandera, en las fiestas escolares.
Lo conocían todos en primaria, secundaria y bachillerato. Si no sabían quién era, al menos sabían que era mío y que era vago.
Y no era precisamente vago... mmmm... cómo definirlo... no era maloso, no era peleonero, no era platicador en clase... era un cabrón, decía el director de la escuela.
Era Harry.
Y ahora con el cambio de escuela, imaginaba esperanzada el borrón y la cuenta nueva.
Nope.
¡Harry! en los honores, ¡Harry! en el juego de fútbol, ¡Harry! en el salón de clases.
Fefé y yo hemos estado muy preocupados.
Lo vemos más disperso que nunca. Pero sabemos que los cambios siempre lo han afectado mucho. Se introvierte, se evade y se muda de planeta.
¿Y cómo culparlo? Lo trae en los genes. Papá soñador empedernido, mamá fantaseadora compulsiva. Y además heredó lo mejor de cada uno de nosotros: desorganizado por parte de padre y distraído por parte de madre.
Hoy hablé con la maestra. Me había estado mandando recaditos sobre tareas olvidadas y cuadernos perdidos. Fui a ponerme toda cariacontecida frente a ella. Y la maestra con la novedad de los resultados de Harry en los exámenes. Excelentes calificaciones. Se le movió el mundo a la mujer y la realidad se le ha vuelto inexplicable. No a mí, que ya no me asombran los espasmos de atención de la criatura.
Tal vez debamos dejar de preocuparnos y dejar que siga enriqueciendo su ya sobrepoblado mundo interno. Algo bueno puede salir de todo eso.
Digo, no se lastima a sí mismo, no lastima a nadie más, responde, con cierta lentitud, pero lo hace...
Los niños tienen muchas maneras de reaccionar ante el mundo.
Y quizá, en medio de todo este caos, violencia y confusión, debería aprender de Harry.
No me caería mal ensimismarme un poquito y soñar con... quién... ¿mmm? ¿Jonathan Rhys-Meyers?
Bueno pues.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Anoche escuché a Harry tratando de decir Massachusset y recordé a un profesor de la universidad a quien le atribuíamos una completa ineptitud para pronunciar palabras de más de tres sílabas. Curiosamente, esto es una condición mental, y como yo no soy wikignosolotomitolecafilopedagicotelorotomegnsofóbica busqué en wikipedia el nombre de esta condición: hipopotomonstrosesquipedaliofobia, miedo irracional (o fobia) a la pronunciación de palabras largas y complicadas. Se caracteriza por aversión o nerviosismo a la hora en la cual el sujeto entra en charlas en las cuales se usan palabras largas o de uso poco común.

Ahí lo tienen.
Que no se diga que en este blog no aprenden algo nuevo cada dia.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

- Harry ¿y esos brazaletes?
- ¡Ah! es que soy gótico.
- Mmmm. Tons qué pedo con el peinado? Pensé que eras emo.
- ... es la única forma en que puedo peinarme.
- Méndigos remolinos ¿verdad?
- Ajá.

Extraño la época pre-tween de Harry, cuando le gustaba Manu Chao y Los Beatles, Pablo Milanés y Elvis Presley, y poco le preocupaba lo que los demás pensaran de sus gustos.
Luego le llegó la edad. High School Musical, Camp Rock, Jonas Brothers...

Supongo que esto de pertenecer a un grupo le va a durar de aquí hasta la secundaria.

Sólo espero que pase y que sepa que aquí voy a tener guardada toda su música, su violín y sus discos, para cuando quiera regresar.

* * * * *

Sabían que sólo una entre cinco mil personas respaldan la información de su computadora? (Estadística que pueden encontrar en http://www.melosaquédelamanga.com/) Por un lado es un alivio saber que por una vez pertenezco a una mayoría. Por otro lado...

Regalo gato que gusta de bailar zapateado sobre teclados de la computadora cuando se está haciendo una actualización.

Le disculpo que no sepa computación, como dijo mi sobrino, pero que no sepa leer el mensajito de advertencia? Eso sí que no puedo perdonarlo.


Nobody loves me


Je ne regrette rien.

martes, 9 de septiembre de 2008

Entre otras cosas felices...

Ya está aquí Código DF-Radio Cultural en Línea.
Para una provincianita como yo, tan poco acostumbrada a una radio de calidad, toparme con la programación de Código ha sido muy refrescante.
Chequen aquí.

Música, literatura, cine, sexualidad y sexología, cocina, medio ambiente, noticias, ciencia, programación para niños...
Todos los programas conducidos por especialistas de la fauna más diversa.
No se pierdan los programas de Eugenia León, Regina Orozco, Mónica Lavín, Sofía Álvarez entre muchos otros que se encuentran más que bien.

Hoy a las 21:30 hrs, del D.F., estará La Regina de la Noche.
Chido ¿no?

Y siguiendo con la onda feliz...
Quesque el 10 de octubre nos visita Serrat.
Y para no morirme de la emoción, la misma noche estará la Orquesta de Baja California.
O sea que me tengo que decidir.
Ni moyo.

lunes, 8 de septiembre de 2008

No son lonjas

Desbordo felicidad por todos lados, porque...

¿Vieron esto? (Señores magistrados: han hecho cosas realmente deleznables. No los perdono pero puedo admitir que aprecio las últimas dos decisiones que han tomado).



El texto aquí:

Corte pone un alto a las virtuales tiendas de raya en Wal-Mart
Ampara a trabajador por vales que sólo podía canjear en esa firma con descuento a salario.
Antonio Méndez y Angeles Cruz Publicado: 05/09/2008 09:54


La segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó el pasado miércoles a un empleado de la cadena comercial Wal-Mart, en el estado de Chihuahua, quien decidió cuestionar el llamado Plan de Previsión Social que había firmado voluntariamente con la empresa.
Dicho convenio establece que el trabajador adquiere vales de despensa con descuento a su salario, mismos que sólo puede canjear por mercancías y servicios de venta en establecimientos de Wal-Mart.
“Este plan es similar a la práctica que se llevaba a cabo en las antiguas tiendas de raya en que los trabajadores también recibían el pago de su salario mediante vales de despensa para ser canjeados en dichas tiendas propiedad del patrón, con la diferencia de que los productos los adquirían a un precio alto”, indicó ayer la Corte en un comunicado.
El concepto de vales de despensa que utiliza Wal-Mart para sus empleados es muy parecido a la estrategia implementada durante el siglo XIX por las llamadas “tiendas de raya”. En ese tipo de comercios, los hacendados y empresarios de aquella época pagaban a sus trabajadores mediante vales que sólo eran canjeables en tiendas del mismo patrón, el cual después vendía sus mercancías a precios elevados, a fin de recuperar la inversión destinada a los salarios.
Contraviene el artículo 123
Raúl Avila Andujo fue el empleado de Wal-Mart que impugnó el convenio y solicitó el amparo. Si otros trabajadores también están inconformes con el plan de vales de esa compañía, deberán tramitar su demanda de amparo y esperar varios meses a que su caso concluya.
“Un contrato de trabajo que obligue directa o indirectamente a los empleados a adquirir artículos de consumo en tiendas o lugares determinados contraviene los principios fundamentales consignados en el artículo 123 constitucional, por lo que debe declararse nulo de pleno derecho”, indicó el comunicado.
Según el boletín, “la segunda sala de la Corte declaró la nulidad del convenio reclamado mediante el cual el trabajador manifestó su conformidad en adherirse al Plan de Previsión Social relativo al otorgamiento de vales de despensa para ser canjeados por mercancía y servicios en los establecimientos propiedad del patrón.
“En la resolución se consideró, además, que del análisis comparativo entre la práctica de las antiguas tiendas de raya abolidas por la Constitución de 1917, y el objeto del convenio adicional al contrato de plan de previsión social establecido por el patrón en el caso concreto, al que se adhiere el trabajador en forma voluntaria para adquirir vales de despensa que serán canjeados en establecimientos propiedad de aquél, se desprende que ambas figuras son semejantes, ya que el costo de los respectivos descuentos no son absorbidos por el patrón, sino por el trabajador”, puntualizó la Corte.
(La Jornada, 5 de septiembre, 2008)



En otros textos se advierte que este hecho puede crear precedentes, y qué bonito sería que las demandas de todos los empleados quebraran a la transnacional (es uno de los escenarios que se advierten) y que la empresa se fuera de aquí, ¡a la chingada, cabrones!...



Por lo pronto ya le dimos la noticia a mi cuñada para que vaya hoy a levantar su demanda. Si conocen a alguien que también trabaje ahí, échenles un grito ¿no?. Si no hemos podido ser lo suficientemente fuertes para apoyar a quienes han intentado combatir las prácticas de Wal-mart, pues al menos podemos informar sobre lo que está pasando.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Mamá, ¿cómo nacen los blogs?

Harry me preguntó hace un momento:

- Mamá, ¿puedo ir a casa de César?
- Pero si se acaba de ir. Estuvo toda la tarde aquí.
- Es que tengo que ir a decirle algo.
- Díselo cuando se conecte al messenger.
- Es que no se ha conectado, quiero ir a decirle que se conecte para poder decirle unas cosas.

Desde que mis hijos tienen computadora propia, la vida les ha cambiado. Sus relaciones con el mundo no son las mismas. Y de qué me espanto si por eso pasamos todos cuando nos encontramos con la entonces llamada Súper carretera de la información.

Los ahora entrados en los mmmtas, fuimos los primeros en utilizar internet desde las universidades usando Unix para podernos conectar. Era un sistema muy básico, en los que debíamos aprender ciertas órdenes para enlazarnos a las páginas. Y los nombres de las páginas eran sumamente largas y difíciles. ¿Imágenes? Ni pensarlo. Te enlazabas a las páginas y aparecía entre llaves la palabra image. Si contabas con un programa apropiado, podías bajar esas imágenes, que por cierto podía tomar más de media hora su descarga. Yo podía presumir entonces de mi bien provista colección de imágenes de Johnny Depp (15 fotos), la cual había reunido durante algunas semanas en las que tuve que hacer uso de mis influencias y algunos recursos más sucios en el centro de cómputo, para que no me corrieran al terminar mi tiempo de uso de internet.

También recuerdo a los nuevos usuarios de los chats, manteniendo amores platónicos con estudiantes de Chile y de Colombia. O algunos más atrevidos, relacionándose con estudiantes de facultades vecinas y dando descripciones (a falta de imágenes) que muchas veces no tenían absolutamente nada que ver con los propietarios de las mismas. Recuerdo especialmente a una chica que nos pidió que si preguntaban por ella, que no la conocíamos. Y recuerdo también que hicimos lo contrario y le rompimos el corazón a un futuro ingeniero (la chica lo superó y tuvo un puestazo en el gobierno de Focs).

De esa época de amigos a distancia, todavía conservo a Max y a Christian.

Sin embargo, el hecho de que uno tenga dependiendo de un teclado, una pantalla y un módem más de 13 años, no lo hace a uno más eficaz ni mejor en el uso del internet.

Veo a William y a Harry con la computadora y me sorprenden.

Hace unos días, William me dijo:

- Mamá, ¿me enseñas a hacer un blog?
- ¿Qué es eso? - le respondí.
- No te hagas, tú tienes uno.
- ¿Yoooo? Claro que no, esas cosas son del diablo. Además a los que tienen blogs, y Hi5, MySpace, los secuestran.
- Ay, mamá. Ándale, enséñame y te prometo que no doy datos personales ni fotos ni nada.

No sé cómo conseguí zafarme pero de poco sirvió porque William siguió las indicaciones de Blogger y en unos cuantos minutos ya tenía listo su blog.

No debería sorprenderme tanto. Cuando William tenía 3 años, el papá le puso una sesión en la computadora con la imagen de un patito amarillo. Un día que encendí la máquina me encontré con un patito mutado a Osama Bin Laden. Regañé al papá de inmediato. Una cosa es que yo les dijera talibanes y otra que les pusiera la imagen en la sesión. El papá, muy serio, me dijo que él no había sido. William me dijo entonces que él lo había hecho y acto seguido, me mostró cómo se hacía porque yo ya estaba aburrida de mis palmeritas borrachas de sol, y ya quería cambiarlas y no sabía cómo.

Las relaciones de Harry con las computadoras comenzaron siendo más bien hostiles.

Tendría dos años cuando se trepó al escritorio y se hizo pipí sobre el teclado en franca represalia hacia mí por el tiempo que pasaba trabajando en la computadora. (Compréndanme, además del trabajo que debía hacer, el messenger era el único medio que tenía para comunicarme con mi comadre que estaba en Colorado e interactuar con otras personas adultas. Mi mundo estaba limitado a ir a trabajar, regresar a casa y encerrarme con los hijos porque Fefé regresaba de trabajar para irse a la universidad y volvía muy tarde. No era vida.)

Después de aceptar la indirecta de la criatura y de comprar un teclado nuevo porque el otro dejó de funcionar, Harry comenzó a interactuar en forma más apropiada con la computadora, teniendo sólo ligeros roces con el mouse, que no se adaptaba a su estado zurdo, pero lo superó.

Y ahora...

Los veo grabando videos, editando películas, bajando imágenes, creando collages, haciendo periódicos, creando noticieros por webcam, haciendo creativísimas tareas para la escuela, quemando discos, leyendo páginas, coqueteando en messenger (bueno, Harry nomás) y veo, con resignada emoción, que los hijos nos superan.

Y es lindo, y da miedo.
Da miedo pensar en que uno puede llegar a esa edad en la que lo actual y la tecnología nos comienzan a ser completamente incomprensibles y el mundo totalmente desconocido, cuando sólo unos años antes nos sentíamos herederos del saber universal vía Wikipedia.

Yo ya comencé sintiéndome una completa ignorante ante Twitter y Facebook.
Mis canas no son de adorno.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

¿Soy yo...

o alguien más también tiene problemas para encontrar el programa del Festival del Instituto de Cultura del Municipio?

¿Soy yo o alguien más piensa que lo de la alfombra roja es una nacada? (Alejandra Procuna, Gustavo Munguía, Leticia Perdigón, Ingrid Martz, Jan, Sharis Cid, Manuel “el Flaco Ibáñez” y Tere la Secretaria engalanarán la alfombra roja)

¿Soy yo o alguien encuentra extraño no encontrar el programa en la página del ICM?

¿Soy yo o alguien más también sospecha de malos manejos en las votaciones para elegir a los artistas porque desaparecieron los numeritos de un día para otro? ¿Que ya habrían apartado a Julieta Venegas y las votaciones apuntaban a Susana Zabaleta o viceversa?

¿Soy yo o alguien más piensa que es una jalada eso de Riwi, la mascota del instituto?

¿Soy yo o alguien más piensa que Riwi es hijo putativo de Pepe Grillo y Cri cri? (Ah, no, eso no lo pienso yo, lo piensa Kabeza)







¿Soy yo o alguien más piensa en mudarse próximamente de país?
No lo sé.
Pudo ser el impacto de los dos gatitos muertos en mi jardín.
O la paloma sin patas y sin plumas todavía palpitante que me mostró Lucky tan orgulloso.
Tanta muerte.

Padezco una ansiedad que no entiendo.
Cuando alguien espera algo de mí y por alguna razón no puedo cumplir las expectativas, me desmorono. No importa que no haya habido compromiso previo.
Entonces no puedo pensar en nada más que en eso, obsesivamente.
Me trato de distraer, leo y cada tres líneas me detengo a justificar una situación que no lo requiere.
Pensé que era hora de hacer algo al respecto y me tomé la pastillita de yerba de San Juan.

Pudo ser eso.
O los gatos muertos con los ojos abiertos.
O el cuerpo tembloroso del avecilla.
No sé, pero traigo un puto dolor de cabeza...


Con todo, mi prima me alegró el día después de haberle escrito para saber dónde y cómo se encontraba, por culpa de Gustav.
Y esto respondió:
Ay mi prima linda, no sé cómo contarte de todo lo que estoy sufriendo!! first i have to endure coffee with only paradise to look at. then....Ay, then i have to listen to all the birds and watch the sun come up over the valley. it is harder than you can imagine to have to travel an entire three, theee minutes! to the beach...i know you feel my pain. pobrecita yo...

Estaba en Hawaii y no en Louisiana.
Good timing.