lunes, 24 de diciembre de 2007

Vísperas

- Mamá! William no me deja jugar al Xbox!
- A ver. Siéntense aquí los dos y hablemos sobre esto. Se han puesto de acuerdo sobre los turnos en qué van a jugar? Ya saben qué personajes van a elegir? Platiquen y cuando terminen, vayan a jugar.
- ...
- ...

(10 segundos más tarde...)
- Mamá! William SIEMPRE quiere ser el primero en jugar y NUNCA me deja jugar esta parte del juego a mí!
- Veamos, Harry. No uses la palabra "siempre" o "nunca" porque estoy segura que alguna vez habrás jugado primero, no es cierto, William?
- Mmm... nope.
- Pues ya está. Vete a jugar, Harry.

(10 segundos más tarde...)
- Y ahora tú, por qué estás llorando?
- Pues porque SIEMPRE le das la razón a mi hermano y NUNCA a mí.
- A ver, a ver. Yo ya me cansé de estar viéndolos pelearse por el pinche jueguito. Ven acá, Harry! Sí, tú, ven acá. Ya estoy harta de que SIEMPRE se estén gritando por culpa de los videojuegos. Es más, vámonos para afuera. Que les dé el sol, el aire...
- Má, está haciendo mucho frío.
- Me vale, se me salen. Ushcale, ushcale.
- No soy tu gato, madre.
- Sí, sí eres. Los dos son mis gatos. Y se me van para afuera, cabrones. Y si no quieren salirse, entonces siéntense a arreglar las cosas.
- Pues nos salimos.

(10 segundos más tarde)
- Listo. Ya tomamos suficiente sol. Si no te apuras, te voy a ganar, William!

Y entre carcajadas, vuelven a pelearse por los condenados controles del videojuego.

Tengo que aprender que la única forma de ayudar a mis hijos a resolver sus problemas, es haciéndome a un ladito y tapándome los oídos.
Sin embargo, aún faltan unas cuantas horas para que sea Nochebuena y todavía puedo explotar el "notevaatraernadasantaclos" para disfrutar de unas cuantas horas de tranquilidad, antes de la histeria pre-apertura de regalos.

Que disfruten su cena y feliz navidad.

sábado, 15 de diciembre de 2007

- Si piensas irte a Juárez, cuida que tu carro esté listo de todo a todo para mañana.
- Ya sé, ya sé, al rato lo llevo a lavar.


No.
Las mujeres no somos estúpidas en materia de las necesidades de nuestros automóviles. Sabemos perfectamente bien qué necesitan, sabemos cuándo desarrollan ruidos extraños (el aumento en el volumen del estéreo es temporal, no podemos vivir con la culpa por mucho tiempo) y sobre todo sabemos la diferencia entre viajar y viajar con estilo.
Fingir estupidez no es tan sencillo como puede parecer a simple vista. O más bien, dejar de fingir inteligencia. Años tratando de demostrarle al mundo que hay algo más adentro de tu cabecita, años fingiendo tener sentido común, como para que te lo crean de la noche a la mañana. Pero de he conseguirlo si quiero viajar con estilo.
Quiero parecer tan estúpida como en realidad soy, nada más un ratito para que Fefé diga:
- Sabes qué? Mejor llévate el Mini y que el cielo lo acompañe.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Por andar de enamorado, no acató órdenes.

Así decía el primer reporte escolar de Harry.

Voy a pedir una copia.

* * * * *
En otras noticias...

El Monero Kabeza tendrá exposición el viernes 7 de diciembre a las 20:30 hrs. en el Momo.


Por allá nos vemos.


(Dijo que regalaría condones y que pasaría mesa por mesa a hacerles su caricatura... bara, bara)

domingo, 2 de diciembre de 2007

A veces, sólo a veces, las golfas hablan de sus trabajos, pero sólo resulta tolerable cuando existe un nivel etílico respetable.

Nos contaba M sobre la gente que la visita en su departamento.

Aquel señor al que le preguntaron su RFC y no lo sabía, así que le preguntaron por su fecha de nacimiento.
- En qué mes nació?
- Noviembre.
- Año?
- 1933.
- Día?
- ... pues, no me acuerdo pero usté póngale que martes, señorita.

O la señora que preguntaba por la señorita Laria. Y no había ninguna Srita. Laria en el departamento.
- Es que la señorita de información me dijo que fuera con la señorita de Laria de Crédito.

O el señor al que le pidieron que actualizara sus documentos y regresó con su acta de nacimiento marcada con liquid paper donde se asentaba que "el JOVEN fue presentado vivo ante las autoridades correspondientes" y venía marcado que su padre estaba ya finado y nuevamente, con corrector, asentaba su nuevo domicilio.

Como ya he dicho, solamente quien tenga un nivel etílico respetable en la sangre podrá reírse a gusto de lo escrito anteriormente en este post.