miércoles, 31 de agosto de 2005

Tuve una crisis de rechazo y odio injustificado contra el mundo.
Y en realidad no era contra el mundo. Era contra la carne.
Entiéndase por carne, no lo carnal sino lo cárnico. Así como los productos cárnicos.
Tampoco me volví vegetariana ni nada eso.
Simplemente experimenté una urgente necesidad de aislarme de las personas, no como seres sino como productos cárnicos. (De esto no está enterado el psicólogo, y que ni se entere, luego me va a querer meter en el refrigerador de algún centro comercial para que lo supere).
Mucho de esto debe haber tenido relación con mi visita al hospital (mi hermana salió muy bien, gracias, y hoy ya le estaba pintando las uñas una amiga. Dice que es terapia anti-depresión. Yo también andaría sumamente feliz oliendo el esmalte y la acetona).
También debe tener relación con esta visión del mundo occidental, donde continuamente se vive separando el cuerpo del alma, lo carnal de lo espiritual, el pecado de la virtud. En el cuerpo reside el mal, el pecado, la suciedad, el hambre... y sobre todo, la enfermedad, como una consecuencia de todo lo anterior.
He leído que gran parte de nuestras enfermedades físicas y mentales podrían curarse, resolviendo nuestra dualidad.
Uno es uno y ya. Mira qué fácil, si a mí me enseñaron que mi cuerpo se convierte en polvo y mi alma se eleva flamante al paraíso (bueno, yo ya no, pero es un supuesto).
La simplicidad es tan compleja.
Y luego, las formas que busca uno para tratar de coser la dualidad: yo me harté de chocolates, café, chilaquiles, y todo aquéllo que me hace daño. Y efectivamente, mi unidad se sintió mal completita completita.
Cuerpoalmaespíritupensamientoimaginaciónsueñosmentetotalidad.
Toda ella (porque es femenino) sufrió una colitis terrible.

Pero no es nada, después de todo.
Nada que una botella de vino y un par de amigos no puedan remediar.

martes, 30 de agosto de 2005

Walking around
Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndose de pena

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas
que lloran lentas lágrimas sucias.

Pablo Neruda

miércoles, 24 de agosto de 2005

Debo decir, en contra de toooooodos los principios morales (dos) que aún me quedan, que el día de hoy las palabras de Flanders me fueron sumamente útiles. Pero ¿quién es Flanders? Dícese de la persona moralista y mocha. Dícese de la persona moralista, mocha y lasciva. Dícese de mi profesor de periodismo en la universidad.
¿Y qué palabras de una persona que no dejaba de verme el trasero cuando yo exponía puedieron serme tan útiles hoy? El encabezado de su editorial de hoy.
Parece que no ha superado su problema de incapacidad para pronunciar correctamente palabras de más de dos sílabas. Y su problema no solamente es oral sino también escrito. Las seis palabras del encabezado eran todas o monosílabas o bisílabas. Pero qué bueno, porque la tarea de Darío de hoy era recortar cinco palabras cortas y las encontramos facilito. He ahí la utilidad de las palabras del señor. (Ojalá la Rana, que también fue su alumna, estuviera conectada para que comentara algo con su singular ingenio, snif).

* * * * *
Tercer día de clases.
Mis hijos se están portando de lo mejor. No he tenido quejas de las maestras. Menos de la de Darío que todo lo que él hace a Mabelito le causa gracia.
Es el niño más chiquito de su salón en cuanto a tamaño, pero defiendo a sus compañeros de los más grandes. Tengo que llevarle un cojín para que alcance la paleta del mesabanco. Ya mi papá me está haciendo uno con espuma de 25 cm. de alto.
Darío todavía no lee pero no será problema según me dicen, porque la misma escuela va a armar un grupo de apoyo los sábados para que se pongan al nivel de los demás niños. Por lo pronto hay una cosa con la que no voy a batallar: Darío es muy organizado para trabajar y muy limpio. Alex ya leía y escribía pero sufrimos mucho con sus trabajos para que los hiciera ordenadamente. Eso en Darío no será problema, y como buen zurdo ya se ve que tendrá muy buena letra.
* * * * *
Soy una madre orgullosa y qué.

lunes, 22 de agosto de 2005

Lecciones de vida

ALEX: Mira, Darío. Yo ya estuve en primero de primaria así que te voy a explicar algunas cosas.
Primero, el baño.
No entres al baño de los niños, mejor aguántate y en cuanto puedas ve a la oficina de mi mamá y usas el baño de las maestras, está más limpio.
Luego, la tiendita.
La señora de la tiendita es amiga de mi mamá, entra a la tiendita y pide lo que quieras sin hacer fila. (En un susurro) y si no te alcanza, pídele fiado.
En los bebederos puedes tomar agua, pero si se te antoja otra cosa, ve con la maestra Velia y ella siempre tiene jugos en su oficina.
¡Ah! y una última cosa, en la preparatoria todas las muchachas te van a agarrar los cachetes y a decir "Mira, qué bonito". Acostúmbrate.
DARÍO: Ash. Bonito. Eso es cosa de niñas.

* * * * *
Primer día de clases y al igual que millones de padres y madres, llevé a mis hijos a la escuela cargando las enormes mochilas y las bolsas de materiales para todo el año.
Yo quería despedirme de ellos pero los maestros nos corrieron. De todos modos creo que a ellos no les preocupó mucho aunque yo tuve que aguantarme como las machas para no llorar de la emoción y el sentimiento.
Darío hoy aprendió que Car es carro en inglés. Y Alex ya tiene algunos amigos nuevos.
Ya hicieron la tarea, aunque tuve un pequeño problema con el vástago menor: se picó el ojo con el borrador del lápiz mientras trabajaba y se quedó completamente ciego por algún tiempo (como si necesitáramos excusas para no hacer la tarea). Pero la vista le regresó cuando le enseñé una paleta. No se preocupen más.
Ya veremos cómo nos pinta el resto del año.

viernes, 19 de agosto de 2005

Si fueran una póliza de garantía de celular ¿dónde se esconderían?

miércoles, 17 de agosto de 2005


Mi jefe se va dos semanas a Rusia. Me dejó encargada su clase de Historia del Arte, cosa que me hace muy feliz. De todos modos tuve que hacerme la difícil y decirle que a cambio de las clases me trajera una Matrushka. Me miró con cierto gesto que no pude interpretar en el momento y respondió: "Sí, con todo gusto te doy una Matrushka".

Lo pienso y lo pienso y cada vez me convenzo más de que no estábamos refiriéndonos a la misma cosa. (Sí, soy bastante suspicaz).

lunes, 15 de agosto de 2005

Palabras más, palabras menos.

Interlocutor 1: Oye, ¿qué pasó anoche?
Interlocutor 2: ¿De qué, o qué?
1: ¿Nos emborrachamos mucho?
2: Mmmm... No sé, no me acuerdo, ¿por qué?
1: Es que me encontré unas fotos en mi cámara muy comprometedoras.
2: Este... y ¿así como de qué?
1: Pues era el comienzo como de una orgía.
2: ¡Ah, cañón! Tons lo que pensé que había soñado, no fue un sueño después de todo.
1: No. Traigo cruda.
2: ¿Sabes? Me estoy acordando de algo... sí. Sí nos emborrachamos. Creo recordar que a media borrachera comenzamos a organizarnos para editar una revista.
1: ¿Una revista? ¡NOOOOOOOOOOOOOO! Nos salió lo intelectual chafita.
2: Ough. Tengo cruda intelectual.

* * * * *
Y para que no quede duda sobre mi chafez, les cuento que mi jefe llegó hoy diciéndome: ¿Sabes quién es Perengano de Tal? Y yo que lo sé todo porque mi eneatipo es el cinco, respondí: Ah, claro. Él escribió el guara guara de la guara, ¿por qué?. Continuó mi jefe: Porque me habló ayer (así es él de cosmopolita - y fue a Nueva York y lo único que me trajo fue un pinche llavero-) y me pidió que le rentara un salón para sus talleres literarios. Y yo le dije que no le cobraba si me becaba a dos maestros en su taller. Y ya te apunté.
Así es señores. Así se vislumbra el camino hacia la intelectualidad chafita: Primero un taller literario y luego una beca.
Ya puedo tener una revista.

miércoles, 10 de agosto de 2005


Pasé mi fin de semana en una casa de retiro recibiendo un taller de desarrollo humano.
Soy feliz, dichosa, sana, funcional. Pero no se preocupen, me quedan 16 pastillitas de prozac nada más, después volveré a mi estado habitual (antes muerta que agradable).

El taller no fue tan malo.
Siendo honesta, el taller fue bastante bueno. El objetivo era descubrir nuestra personalidad según un método llamado Eneagrama. Me gustó porque no es un sistema que te encasille sino que te propone moverte y descubrir las fortalezas de las demás personalidades en ti mismo a partir de un acercamiento a tu propia personalidad.
El taller fue muy bien llevado. Cada actividad iba configurando y enriqueciendo la siguiente. La primera noche nos ubicamos en un rango y después, con ayuda de un test, decidimos por el que más sentíamos identificación. (Pinche test de 144 preguntas, de haberme dicho primero el perfil psicosexual de mi tipo de personalidad, no hubiera batallado tanto en ubicarme).
Al parecer mi tipo de personalidad es el Pensador o Investigador u Observador. Recibe los tres nombres. Y en resumen, es el tipo de persona que piensa constantemente y tiene problemas para contactar con el mundo real. ¿Será?
Los pensadores funcionales pueden ser unos genios.
Los que son como yo, disfuncionales, tendemos a la locura y a la esquizofrenia. Ya me lo decía un test por internet.
Velita dice que a mí el curso me sirvió para justificar mis disfunciones.
Tiene razón.
Pero no completamente.
El psicólogo me dijo que mi foco amarillo era el aislamiento, que cuando sintiera la urgencia de huir de las personas, me quedara ahí, aunque me sintiera mareada o con náuseas.
Hoy lo hice. Salí con la última persona con la que habría querido estar. Y no vomité.
Supongo que me falta un chingal para ser Albert Einstain pero, por lo pronto intentaré no pensar tantas pendejadas. Y debo hacer ejercicio. También eso me dijeron (seguramente coludidos con Fefé).
Los psicólogos nos prohibieron divulgar el test ya que no somos terapeutas. Sería poco ético. Pero mi eneatipo no se distingue por sus valores morales y yo ya tuve mi primer par de pacientes ayer por la noche.
Les dejo un link de un test que me encontré y luego me platican sus hallazgos. La asesoría es gratuita. El precio será ver saciado mi morbo.

viernes, 5 de agosto de 2005

Me voy fuera de la ciudad por tres días.
Desearía que fuera para descansar.
El jaloscan no está jalando debidamente. Ahí se los encargo para que le den carrilla.
Estoy recibiendo spam en mi tagboard. Ahí se los encargo también.

¡Ah! y les dejo un quiz que encontré en el blog de la Flaka y luego me cuentan qué les resultó.
Mi resultado fue:
You are Edward from Tim Burton's 'Edward Scissorhands'!
Edward Scissorhands


Which Tim Burton film character are you?
brought to you by Quizilla

¡Buen fin!!!

martes, 2 de agosto de 2005

No sé qué tanto me evadí del mundo durante las últimas celebraciones.
Hoy me encontré con un Alex que está a punto de perder su tercer diente, que se puso feliz al recibir un libro de regalo y que fue trasladado a otro grupo de natación por sus avances.



Darío… ejem… tiene su propia forma de crecer.

PRIMITA: Tía ¿es cierto que el primer carro de mi mamá fue un “herbie”?
DARÍO: ¿Un qué?
PRIMITA: (sonriendo pícaramente por su ingenio) “Herbie”. Es que los bochos se parecen al auto de la película.
DARÍO: (susurrando) Qué chistosito.

Un ejemplo más:
Ruidos exteriores: niños peleándose.
Entra Darío a casa.
MAMÁ: ¿Qué está pasando, Darío?
DARÍO: (en ese tono gansteril que la mamá del Chapo Guzmán debe haber escuchado muchas veces) Nada, madre. No pasa nada.

Ha crecido.
Se siente más maduro.
Con mayor capacidad para resolver sus problemas sin tener que recurrir a mamá y papá.
Usa la bicicleta de su hermano sin casco.

Pero hay que verlo en la alberca batallando con los flotadores para recobrar al nene que una vez tuve.

lunes, 1 de agosto de 2005


El cielo está lleno de cúmulos.
¿Qué los sostiene?
¿Serán en realidad naves espaciales escondidas tras las nubes?
* * * * *
Regresé al trabajo. Traigo un sueño del carajo porque, por el pendiente que tenía de irme a quedar dormida y llegar tarde, no dormí.
Fue un buen desayuno.
Agradable ver a la gente reunida.
Y todo indica que mi hermana entrará a trabajar a la escuela.
(me recupero de la sensación de invasión de espacio que tuve toda la mañana. Ya me puse de acuerdo con las chicas: chin, chin la que la acople)
* * * * *
La especie humana jamás ha puesto un pie en la luna.
La misión Apollo fue un fraude.
He dicho (y mi mamá también)