sábado, 26 de febrero de 2005

Confusión

Velita compró un libro pensando en mí. Me lo iba a regalar pero se arrepintió pues dijo que yo no lo necesitaba. Era el "Manual de la Perfecta Cabrona". Cuando supe que se quedaría con él, me encabroné. "Oye, güey, qué te pasa... claro que lo necesito, pinche. ¿No ves que soy dulce, tierna y linda, y necesito librarme de eso?". Creo que a Velita le provocó algo de miedo pues me lo prestó.
Más tarde regresé a mi oficina y me encontré con una invitación a una conferencia titulada "Ser una madre excelente" o "Los siete hábitos de las madres altamente efectivas".
Tiré la invitación a la basura y me dije "¿Qué mejor madre que yo?"
Pero las situaciones antes descritas me hicieron reflexionar y sentirme confundida.
¿Qué soy realmente? ¿Qué puedo ser? ¿Hacia dónde voy en el camino de mi crecimiento personal?
Se me ocurrieron varias opciones. Puedo ser:
a) Una perfecta cabrona.
b) Una madre excelente.
c) Una madre altamente efectiva.
d) Una madre perfecta.
e) Una cabrona excelente.
f) Una cabrona efectiva.
g) Una madre cabrona.

Si quieren ayudar a una persona altamente confundida, dejen su comentario.
Yo me estoy inclinando hacia el punto G. Perdón, la opción "g". Y también.

viernes, 25 de febrero de 2005

Soy la peste de cualquier alma contemplativa.
Tal vez sea un TDH no diagnosticado en mi infancia. Después de todo fui atendida de niña a causa de mi sordera selectiva.
El caso es que cuando alguien me dice “Mira la luna” u “Observa el atardecer” o una de esas frases emocionadas que sólo pueden exclamar los espíritus delicados y sensibles, yo puedo retener la atención en la luna, el atardecer, la nube o el arbolito feliz, por espacio de aproximadamente 0.06 segundos. Es un tiempo promedio, debo aclarar. Por ejemplo, ha habido nubes que he podido contemplar por espacio de 1 segundo completo.
Que no se me tome a mal. Amo la naturaleza. Soy observadora. Y si de mí dependiera, andaría como perrito french poodle, asomada por la ventanilla del auto todo el día.
Mi problema consiste en que no soy una observadora cualquiera. Digamos que soy una “contempladora activa” o, como dicen otros especialistas “contemplativa actuadora” (allá ellos). Ser una contempladora activa implica que uno disfrute del paisaje siempre y cuando nuestro cuerpo se esté moviendo a una velocidad por encima de los 70 kilómetros por hora. Entonces sí, puedo ver lunas, atardeceres, nubecitas y arbolitos contentos, el tiempo que mi imaginación lo desee.
La verdad no recomiendo este estado de contemplación y nirvana, a menos que no sea usted el conductor del vehículo que se está moviendo a más de 70 km/hr. Lo probé de camino a Creel, contempladora-activa-conductora, y casi me parto la madre por estar viendo un par de caballos jugueteando amorosamente en el campo.
Pero si tienes un problema de déficit de atención y tienes chofer, no lo dudes. Encuentra tu mantra, alcanza el nirvana, únete a la hermandad universal y saca la lengua mientras el aire que entra por la ventanilla, vuela tus cabellos.
Posted by Hello

miércoles, 23 de febrero de 2005

Cortesía de Fefé

De hace tiempo cuando mis platicas eran extensas y secretas ....

Que le han ofrecido a tu manos, a tus labios
que has tomado por tu cuenta que lo necesites,
te has enterado del saber de tus muslos,
de tus senos y vientre.
Déjate bañar por otros, entierra tus dientes en el
deseo, satisface tu aliento, tu sabor y mente,
deja que el amor te haga,
deja que la Luna te envidie,
deja a tu cuerpo respirar la noche
deja se metan en ti,
deja que te enseñe, el rumbo al cielo
y mostrarte por qué las estrellas sólo se asoman a oscuras,
deja tu vientre descansar en mi
y el mio en Ti.

De un mail recibido por la mañana.
(el cuerpo suspira y sonríe)

lunes, 21 de febrero de 2005

Pregunta Darío...

porque últimamente le gusta ampliar su vocabulario.
- Mamá... ¿qué significa ubentario?
- ¿Inventario?
- No. Ubentario.
- ¿Comentario?
- ¡No! ¡Ubentario!
- Darío, esa palabra no existe. Existe la palabra "c0mentario" o "inventario".
- ¿Y qué significa?
- ¿Qué cosa?
- Inventario.
Pausa para que la madre y el padre encuentren las palabras necesarias para darle la explicación.
Interviene el hermano mayor.
- Yo vi una película de un inventor loco. Hacía una cosa verde que hacía muchas cosas.
- ¿Y estaba enamorado? - pregunta Darío.
- Sí.
- ¿De una inventaria?

sábado, 19 de febrero de 2005

ADVERTENCIA

Este post es muy largo.
Puede leerlo por partes durante el fin de semana.
O puede defender sus derechos como lector, de Daniel Pennac y saltarse partes o por supuesto, no leerlo en absoluto.
Que tenga un bonito weekend.
Bueno, si está leyendo esto ahora, su weekend no está yendo tan bien, por lo que sugeriría que se fuera por ahí, adonde apunte la chancla y se retire de su monitor de inmediato.


Romance X. Francia. 1999.

Estaba recordando lo que escribio la Rana hace unos días a propósito de la doble moral. Debo confesar que cuando vi en primera plana lo de la clausura de la Sex Shop, caí en un estado de pánico. Nunca he ido a una... este... una amiga me contó. ¡Deveras! Es más, me invitó mi amiga, cuyo nombre no quiero decir pero cuyo blog estoy mirando ahora. Pero no traía dinero y la idea de ir nomás a comprar aceititos se sintió un poco decepcionante. Por eso estaba yo haciendo mi ahorradito para ir a hacerme una compra que realmente valiera la pena.
Después me enteré que todavía quedan un par de tienditas escondidas por ahí. Así que basta de depresión. Pero ése no es el punto. El punto era la doble moral escondida en los medios de comunicación. Ya la Ranita lo dijo mejor que yo. Léanlo, está muy bueno.
Anoche lo recordé porque me pegó un poco el insomnio y me puse a zappear un rato en la tele. Y en uno de los canales del cable, me encuentré con la película Romance X.
La fuimos a ver al cine hace unos años. Fue muy divertido ver cómo la gente se levantaba molesta y horrorizada de sus asientos, nomás por unos close ups que a mí me parecieron bastante fríos y calculados. Imagino que ésa era la idea de la directora. Personalmente, me gustó la película. El camino del autodescubrimiento, el abuso disfrazado, la sensualidad reprimida... como si no tuviera nada que ver con nuestras propias vidas. Pero ése tanpoco es el punto.
El asunto fue que cuando estaba viendo anoche la película, tristemente vi que le cortaron los close ups que tanto me divirtieron cuando la vi en el cine. Pecado de omisión gravísimo que hubieran cortado la imagen de Rocco Siffredi desnudo. Me dio un poco de risa. Y lo más cómico fue que en ese canal pasan películas pornográficas. ¿Por qué cortarle las escenitas a ésta? Qué cinismo.
A uno que se le antojan ciertas cosas de repente y la tele que nos defrauda.
Supongo que por un par de siglos más, será insalvable el asunto de la doble moral.
No hay esperanza.
Y llego a esta conclusión porque anoche, por canal Once, veía las Historias de la Sensualidad Prohibida. Magnífica serie. Muy recomendable. Y mencionaban que las primeras películas pornográficas datan de 1904 en delante. Decía la historiadora "Las primeras películas pornográficas carecían de argumento. Eran meramente la proyección de los cuerpos desnudos y de la penetración." Y yo me pregunto ¿hay alguna diferencia con las de ahora? Por las escenas que vi, no. Las mismas tomas, las mismas expresiones en los rostros, los mismos genitals-shots.
Y la misma censura ahora que hace 100 años.
Por eso no guardo esperanzas de un futuro mejor para la pornografía.
Menos cuando a una película como Romance X me la censuran en la televisión.
En fin, un regalito para todas:



Hubiera deseado encontrar a Rocco desnudito, pero no lo conseguí.
A usar la imaginación.

*****

Odio comprar ropa.
Es una experiencia físicamente dolorosa. Y también la autoestima sale muy dañada. Mira que darme cuenta que los pantalones talla 7 ya no me quedan.
Y luego... chigao... la ropa está hecha para gringas piernas largas.
I have a dream...
Sueño con un lugar donde encontrar ropa para gente petisa. Donde los pantalones no nos queden medio metro más largo, donde no se nos mire con desprecio después de probarnos cientos de prendas hechas para la raza aria.
Si yo tuviera dinero pondría un negocio de ropa Petit. A un precio decente. Sé que existen líneas de ropa para nosotras, pero los precios son impúdicos. Caray, si se utiliza menos tela. No entiendo.
Cuando era mantenida por mis padres podía darme esos lujos.
Imposible ahora.
Debí haber jugado más basketball en mi adolescencia.

*****
Compré un libro. El materialismo histérico de Xavier Velasco.
A leer. Luego les cuento cómo estuvo.

*****
Si quiere acompañarnos en la grabación de Acústico con Susana Zabaleta y Regina Orozco, comuníquese al teléfono ...
Llamé pero no me pagan el viaje al D.F.
If I were a rich girl, decía la Shelle ayer.
De todos modos, no se pierdan el programa con la Súper Bizcocho.

*****
Estos adolescentes...

La semana pasada vi a una estudiante de prepa de la escuela con una bolsita muy cuca decorada con una imagen de Jack Skellington.
Le alabé su bolso y ella me dijo:
- ¡Maestra! ¿a usted también le gusta lo gótico?

Estos niños...

Y ayer, después una buena friega en un evento del que estuve a cargo, me senté un rato en mi escritorio y entre el reguero de papeles y el desorden de libros, sobresalía un pequeño pedazo de papel con una dedicatoria para mí.
Al abrirlo me encontré con una bellísima calca para el auto con la cara de Jack Skellington.

Estos niños...

Ya lo he dicho antes. Yo enseño para que me quieran (le robo palabras al Gabo, lo sé) pero es que es tan chido recibir cariño o admiración de estas lechugas a las que todo lo adulto les resulta incomprensible y merecedor de irreverencias.

Decía una niña en el evento de ayer "Maestra, usted apenas comienza a hablar y todos se quedan callados. Dice, a escribir, y todos escriben. A ver... dígales que se paren de cabeza"
Esta nena nunca lo va a aceptar. Nuestra relación ha estado llena de retos para la maestra a ver si sí sabe y de respuestas sarcásticas para la niña. Nunca va a aceptar que me aprecia un poquito. Lo que sí sabe y acepta es que mis respuestas se las doy sabiendo que la pongo a mi nivel cuando hablamos.

Da gusto ver las caras de mis monstruos cada mañana. Escuchar las bromas, las quejas, las demandas, ver la angustia, el amor, el desamor. Y ser parte de todo eso. Ser buscada por un chico que te enseña un poema a ver si te gusta, por otro que acaba de comprar un disco nuevo y quiere que lo escuches, por una chica que te cuenta su pena de amor, o sus aspiraciones, o su desesperanza.

Sé bien el enorme compromiso que tengo. E intento cumplirlo de la mejor manera posible.

*****
Una y van tres muertes de familiares en lo que va del año.
Sigue la racha.
Diantres.

jueves, 17 de febrero de 2005

Cortesía de La Jornada. Y el buen Fefé que se tomó la molestia de enviárme el artículo. Posted by Hello


Entonces digo... mi única motivación para ser millonaria es viajar al D.F. a ver los espectáculos que se presentan.
Qué envidia me dan, chamacos.
Por cierto, a Darío le encanta la música de la película "Gato negro, gato blanco" pero yo pensaba que era de Goran Bregovic. Ahora sé que es de Kusturica. No lo hace nada mal.
Si van, cuéntenmelo todo.

*****
Instalé hace poco Ademails en mi blog. Quería saber de dónde venían las visitas a mi página. Encontré que el 80% de mis visitas llegan a través de google. Las personas que buscan "Zoofilia" son remitidas automáticamente hasta aquí.
¿¿¿???

*****
Luisa Chacón fue encontrada. Saludos y bendiciones a su familia y a todos los que se tomaron la molestia de preocuparse.

miércoles, 16 de febrero de 2005

El día que me convertí en pelirroja piruja.



No presento la foto de la regadera ni del piso del baño por ser demasiado perturbadoras.
Si Fefé hubiera entrado a la regadera mientras me quitaba las plastas del tinte, se hubiera dado un susto. El agua chorreando hasta el suelo de un color rojo sangriento me hizo recordar la película de Hitchcock.
Pero el verdadero horror llegó después, al verme frente al espejo.
No es que sea irreversible, sin embargo me quedaré así un par de días hasta que se me olvide, me acostumbre o mis alumnos dejen de decirme que me veo rara. Lo que ocurra primero.

Se vende
Vendo Lupo 2005. Bonito. Barato. Precaución: está salado.
He llegado a esa conclusión.
Hagamos un recuento...
Primer choque, en abril. A quince días de haberlo estrenado. Pinche judicial.
Segundo choque, en noviembre. Vieja bruta.
Tercer choque, el pasado domingo. Fefé tuvo la culpa, pero no les pasó nada, ni al Lupito ni a Fefé.
Cuarto choque, ayer. Yo ni siquiera estaba dentro. Estaba estacionadito y la camioneta que estaba frente a él le hizo una rotura en la facia con el tovar. Fui a hablar con el sospechoso, quien negó los cargos. Yo quise ser una ciudadana decente y civil, arreglar las cosas tranquilamente. Ahora me obliga a ir a levantar una denuncia por choque y fuga. Con lo que me encanta la burocracia.
Fefé dijo que es hora de colgarle una estampita de San Cristóbal. Según me cuentan San Cristóbal está descontinuado. Debe haber otra forma.
Por lo pronto estoy fichada por la aseguradora. Pero se joden. Son ellos los que me obligan a adquirir ese seguro mientras pago el crédito.

Lujuria
Mi santo jefe no ha podido terminar de explicarme por qué la lujuria es un pecado. Será muy bueno discutiendo conmigo sobre si las gallinas son aves o las aves son gallinas, pero con lo que respecta a los pecados capitales no ha sido muy claro.
Y es que las mushashas del acople nos reuniremos a ver una película que nos prestaron. Se llama "Orgasmos para ellas". Al parecer es un video muy didáctico. Eso nos faltaba: un argumento científico para sustentar nuestra ninfomanía. Presiento que la proyección de la película se prestará a la realización de una mesa redonda. Ya les contaré las conclusiones.

Recomendación musical de Darío
Pasaba por aquí de Aute.
Ya se la sabe toda. Lo que no entiende y temo que pregunte es "Mamá, ¿qué quiere decir coñazo?"

lunes, 14 de febrero de 2005

Cortesía de Klimt Posted by Hello


Love is in the air...
y el coma diabético me acecha.
¿Para qué regalamos chocolates? ¿Acaso nos están dando un sustituto del sexo y la felicidad?
Pues muchas gracias.
Pero he de decir que esta semana no se ha necesitado, por fortuna.
Me resultó muy interesante ver a mis lechugas adolescentes regalando flores, morreando con sus meaningful others... Me recordó mis años mozos, cuando tu status el día de las vísceras coloradas y los angelitos semidesnudos, se relacionaba con la cantidad de flores y/o/u/ae/ae globos recibía uno en esta fecha.
Tuve un año donde toqué la cima del cielo. Eso se lo debí a la cantidad de chavitas que querían andar con mi hermano y me mandaban regalos a mí para hacerlas quedar bien. Y la niña seriecita, tímida y callada salió de la escuela ayudada por sus compañeras, ante la admiración general, con un bonche de dulces, chocolates, paletas, globos y claveles.
Qué tiempos aquéllos señor Don Simón...
No han cambiado mucho las cosas.
Mis alumnos están en un nivel diferente al que yo tuve. Ellos envían y reciben unos arreglos que ya quisiera yo que me regalaran a mí. (Falso, no me gustan los arreglos de rosas ni de claveles, pero sí se envidia la devoción).
Por ejemplo, un chiquillo de tercero le envió una docena de rosas rojas a su morrita de segundo. Pero era sólo el inicio porque en su casa tenía un oso enorme (de nomás $2000 pesillos) para llevárselo por la tarde. Qué tal.
Yo aspiro a cualquiera de las noches que he tenido esta semana. Sólo eso.
Pero el amor no nos está vedado ni a nosotros, vejarrones ni a los pequeños.
Hoy Darío se despidió de su compañerita Melanie con estas palabras: "Adiós, Melanie preciosa, nos vemos mañana, bonita"
Me quedé con los ojos de plato preguntándome quién sería la tamaña lagartona. Ya me lo explicaría Darío después.
Alex compró una paleta de chocolate en forma de corazón. Para hartársela en el recreo, para qué más.
Y yo... di muchos abrazos y recibí otros más.
Además del cariño que yo sé estoy recibiendo vía remota de varios lugares del orbe.
Señores, queridos amigos, los quiero un chingal. Disfruten el día como se les ocurra (como si no se les hubiera ocurrido antes).

Mudanzas
Desde que trabajo en esta escuela nos hemos mudado alrededor de cinco veces de un lado a otro. Eso me tiene hasta la madre pero uno se pone la camiseta y ni hablar.
¿Se acuerdan de la oficinita que me construyeron iniciando el año? Me pidieron que la dejara por un tiempo. Fue una cuestión de planeación de espacio. Están construyendo ciertas áreas y hubo necesidad de sacar a varias personas de una oficina y fueron reubicadas en otras oficinas. En un principio a mí no me iban a mover, sino a otra personita. Pero creo que nadie quiso que dicha personita quedara con ellos y decidieron sacrificarme para la que citada fuera aislada en mi oficina. No hay bronca. Con el desprecio que le tengan me basta (bastante me ha hecho sufrir la muy malvada).
Así que estoy compartiendo oficina. Y me agrada. Tengo la copiadora, el fax, el refri y la cafetera a un lado.
¿Qué más se puede pedir?


Disfruten la pintura de Klimt. De mis favoritas.
Un beso a todos.

Memories... tralalilalilalá...
Qué chido tener recuerdos.
Tengo uno especial.
Me encontraba en mi servicio social, haciendo lo de siempre: leyendo, viendo por las ventanas, pensando en Fefé (que todavía no era Fefé, sino el chico del cabello rizado que me visitaba cada tarde en mi oficina).
Luego recibí una llamada. Era él. Me decía que trabajaría y que no podría ir a verme. A mí me resultó grato escucharlo justificándose, ya que no había nada entre nosotros que requiriera una explicación.
Le dije que de todos modos no celebraría pues tenía que ir al médico a que me dieran el resultado de unos estudios.
Al otro día, en pleno descanso de un ensayo, lo vi acercarse. No puedo evitar temblar al recordar la sonrisa que llevaba. Me dio un abrazo muy fuerte y me dijo un número al oído: 574.
574 era el número de árboles que había contado y a los que le había pedido que yo saliera bien en los exámenes. Luego sacó de entre su chamarra un angelito. Hermoso. Y se acercó a mí para hacerme una caricia de pestaña a pestaña. Todavía me pregunto por qué diablos no lo besé teniéndolo tan cerca. Tonta que es una. Pasamos la noche juntos, entre amigos, pero muy juntos. A ratos recargaba su cabeza en mí. Tampoco hubo besos por algunos días más. Por 13 días más para ser exactos. Por que un día 27 nos dimos un solo beso que valió por todos los otros besos ansiados e imaginados antes.
Y todavía me los sigo cobrando.

sábado, 12 de febrero de 2005

Se pide la ayuda de todos. Urge localizar a Luisa Chacón. Tiene 14 años. Es prima de nuestra Marce y sospechan que fue secuestrada por una tratante de blancas de quien solo saben que se llama Ana Paola. Por favor, si tienen información, dejen mensajito. Gracias. Posted by Hello

miércoles, 9 de febrero de 2005

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Jaime Sabines

Uno no puede dejar de repente de ser la bruja o el sapo del cuento.
Uno no puede renunciar a la amargura, a la tristeza, a la soledad y a la rutina así como así.
Y es bueno saber que se puede serlo todo, bruja y princesa, sapo y príncipe, que se puede sentir todo, amor, pasión, dolor, amargura, vergüenza, y que, sin embargo, va a haber alguien a nuestro lado que nos quiera así.
Cualquiera puede querernos con nuestra cara linda.
Sólo alguien muy especial nos ama con la cara de la prisa de las 7 de la mañana.

La comida lista en la mesa, el abrazo seguro por las noches, el desahogo físico del sexo, el desahogo emocional de hacer el amor, el café por las mañanas, la complicidad de cada día... tiene un precio.
Yo estoy dispuesta a pagarlo, a padecerlo.
¿Lo estás tú?

domingo, 6 de febrero de 2005

Platicaba que en ocasiones me desespero por no tener nada nuevo que leer. Me gustan las relecturas pero tengo libros que van por la quinta o sexta lectura y siento la necesidad de encontrarme con letras nuevas, metáforas diferentes, significados no viciados por mis lecturas anteriores.
Curiosamente esta semana se me juntaron algunos libros. Además de los que ya había comentado, mi jefe me llevó un par de textos de teatro: uno de García Lorca y otro de Wilde.
Tres días la pasé con una deliciosa sensación en la boca del estómago, viendo los libros sobre mi escritorio, ansiando degustar cada palabra, deseando el momento de estar a solas y encontrar el silencio para tomar uno al azar y comenzar a leer sin tiempo siquiera para tomar aire.
Uno tiene sus métodos de selección de libros. A veces es algo aleatorio, otras veces la selección guarda mucha relación con la extensión, el título, el autor o la recomendación.
Mi único método es leer lo que me cae en las manos. Y cuando tienes las manos llenas... qué hacer.
Tuve una semana difícil. El viernes me encontró con el corazón hueco y el saco de dudas, a rebosar.
No sé qué me llevó a elegir La resistencia, porque la relación que guardo con el autor es compleja. Mi única lectura de Sabato ha sido Sobre héroes y tumbas. El referente no era propicio para mi estado anímico.
Tal vez fue la imagen de la fotografía del escritor en la contraportada. Recordar que mi abuela y el escritor nacieron el mismo año, y que mi abuela cumpliría 94 años al siguiente día.
Ahora que lo pienso mejor, seguramente fue el tamaño de la letra. Sigo medio ceguetas y la letra era bastante cómoda para mi cansada vista de las 2 de la madrugada.
Hoy ya estoy convencida. Como le decía a Alejo, después de todo, yo no elegí el libro. El libro de alguna manera me eligió a mí.
A medida que leía, mi corazón dejó de sentirse tan hueco. El costal seguía rebosante de dudas. Aunque eso no importa cuando escuchas latir de nuevo el corazón.
No todos los remedios sirven para la misma enfermedad. Y se siente uno realmente místico cuando llega a sus manos el remedio idóneo para el mal que nos aqueja.
Y lo sublime de verdad es cuando ese remedio se convierte en la elíxir que te falta para entender al otro, para que el mal sea verdaderamente erradicado.


sábado, 5 de febrero de 2005

Lógica contundente

- Darío, llévate tu vaso a la cocina, por favor.
- (Haciendo un mohín) ¿Por qué?
- ¿Cómo que por qué? Cuando estás en el kinder, ¿no te llevas tus crayolas a tu casillero?
- Sí…
- Entonces ¿por qué no lo haces aquí?
- Porque aquí no van mis crayolas.

Posted by Hello

miércoles, 2 de febrero de 2005

Problemas de pareja

Gracias a Luis Pescetti, puedo sintetizar en unos cuantos postulados mi situación actual:

Leyes de la percepción en la pareja
Observación de Ercilda:La plata que sobra es la plata que falta

Ley de Baggio
* Cuando ocurrió algún detalle preocupante, nosotros estábamos mirando para otro lado
* Cuando ocurrió algún detalle preocupante y lo vimos, nuestro sentido común estaba mirando para otro lado

Ley de Reale:
Si las evidencias son preocupantes, destruya las evidencias

Observación de Rapallo:
Nuestra mente tiene un delicadísimo sistema que filtra toda la información y nos advierte de un posible peligro y otro delicadísimo sistema que filtra esa información y nos previene del peligro de advertir ciertos peligros

Comentario de Pagani:Lo esencial es invisible a los ojos y lo evidente es invisible al sentido común

Agregado de Céspedes al comentario de Pagani:
El sentido común es impermeable

Consideraciones de Lüscher sobre la detección de problemas:Para detectar un problema a tiempo hay que tener presentes dos cosas esenciales:
* La primera es que las cosas graves se presentan bajo la apariencia de detalles
* La segunda es que los detalles pasan desapercibidos

Octava Ley de Basch:
Autohipnósis le gana a pérdida

© Luis Pescetti
"¡Qué fácil es estar en pareja! 18,379 Consejos prácticos". Editorial Planeta.



Cola
Esto no me había pasado nunca. Tengo tres libros en la lista de espera. El de Fuentes que me prestó la Shelle, el de Tito Monterroso que me regaló Fefé y el de Sábato, que me acaban de prestar.

Y yo apenas voy en el Cap. X del Quijote.

Lansia
Está haciendo un pinche frío.....
Y lansia de cigarros crece conforme disminuye la temperatura.
¿Y saben qué? Hay desabasto de Populares.